Seopan fija el coste del rescate de autopistas: 5.000 millones

Las grandes constructoras y concesionarias agrupadas en Seopan, entre las que muchas están afectadas por la crisis de las autopistas de peaje, han actualizado la factura que afrontaría el Estado si las concesionarias llegan a la liquidación: cerca de 5.000 millones. La monumental cifra integra los 4.032 millones a pagar en concepto de Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA); 625 millones en préstamos participativos y cuentas de compensación no recuperables, y unos 1.200 millones en expropiaciones con cargo a las arcas públicas.

Durante los dos últimos años Seopan y Fomento han mantenido serias discrepancias respecto a la cifra del rescate, que el departamento del Gobierno calcula por debajo de los 3.000 millones. El presidente del colectivo empresarial, Julián Núñez, asegura que sus cuentas no admiten discusión al basarse en los resultados de las propias concesiones, auditados y censados al cierre de 2016.

Núñez ha recordado que la anterior solución puesta por Fomento sobre la mesa fue aparcada definitivamente. El plan pasaba por nacionalizar las ocho concesionarias, realizar una quita del 50% de la deuda, hasta rebajarla a los 2.200 millones, y convertirla en bonos a 30 años con un rendimiento fijo del 1%, creciente en virtud del aumento del tráfico. “Recientemente se nos dijo que la solución que defendía Fomento era inviable por impactar en el déficit, por lo que hemos perdido dos años negociándola”, ha lamentado el representante de constructoras y concesionarias.

Desde Seopan se apunta que las autopistas quebradas en España no tienen por qué estar abocadas obligatoriamente a la liquidación y se propone que sean estudiadas soluciones caso por caso. El 80% de la deuda está en manos de fondos oportunistas, que compraron con descuento a la banca, y que ahora, según Julián Núñez, verían con buenos ojos un convenio de acreedores.

Entre las autopistas afectadas por la falta de tráfico, sobrescostes en las expropiaciones y por obras demandadas por la Administración, figuran las radiales 2, 3, 4 y 5 de Madrid, la AP-36 Ocaña-La Roda; la AP-41 Madrid-Toledom, la M-12 Eje Aeropuerto de Barajas; la circunvalanción de Alicante, y la autopista Cartagena-Vera.

  • Caída en licitación de obra pública

Seopan ha llamado la atención esta mañana sobre la recesión del sector de la obra pública en España, “agravada al experimentar un desplome sin precedentes”. Respecto a 2015, la contratación de obras por el Sector Público ha caído un 32% y la licitación, por su parte, un 4% en obra civil y un 74% en concesiones, según ha subrayado la patronal esta mañana en un encuentro con periodistas.Estos datos (3.280 millones, 6.066 millones y 166 millones, respectivamente), suponen el mínimo histórico de sus series, suponiendo, en el caso de las contrataciones, la quinta parte de lo adjudicado en 2007.

Para el ejercicio 2017, y a falta de que sean presentados los Presupuestos Generales mañana en Consejo de Ministros, las constructoras de Seopan esperan un  nuevo declive del 12% en la obra pública.

Sección Empresas | Cinco Días

La protesta holandesa es convencional

Los holandeses han protestado de forma convencional. La coalición gobernante perdió apoyos en las elecciones del miércoles, pero el agitador Geert Wilders consiguió menos escaños de lo previsto. El Parlamento queda más fragmentado que nunca.

Son unas elecciones extrañas aquellas en las que perder un quinto de los diputados se celebra como una victoria rotunda. Eso es lo que hizo el primer ministro, el conservador Mark Rutte, después de que su VVD fuera el partido más votado por tercera vez, con una proyección del 21%. El Partido Laborista, el socio menor de la coalición, tenía menos motivos para sonreír: se espera que pierda unos asombrosos 29 escaños de los 38 que tenía.

Pero el sentimiento antisistema no se tradujo en un apoyo significativo para Wilders, cuyos ataques contra el Islam y la UE invitaban a comparaciones inevitables con Trump y el brexit. Aunque parece que su PVV terminará segundo, recibió un menor porcentaje de votos que en 2010, cuando acabó tercero.

Es tentador ver el resultado como un rechazo al extremismo que está en aumento en el mundo desarrollado. Pero Wilders no es un rostro nuevo: lleva en el Parlamento casi dos décadas. Además, los principales partidos han incorporado aspectos de su postura antiinmigración. Ninguno de los principales líderes se opuso a que el Gobierno provocara una disputa diplomática al impedir a dos ministros turcos dar un mítin a favor de Erdogan en Rotterdam, la semana pasada.

Por primera vez en la historia reciente los tres principales partidos sumados recibieron menos del 50% de los votos. Aunque Rutte debería ser capaz de formar coalición, necesitará al menos tres socios, que tendrán que superar serias diferencias sobre impuestos, costes sanitarios y el aumento del trabajo a tiempo parcial. El riesgo es que Holanda entre en un período prolongado de limbo político del que surja una frágil coalición. Aunque la mayoría de los votantes ha rechazado el extremismo, su convencional protesta difícilmente es una fórmula para un gobierno estable.

Sección Economía | Cinco Días

IBM prepara el primer ordenador cuántico universal

IBM ha anunciado hoy la primera iniciativa industrial para construir y comercializar el primer ordenador cuántico universal, una máquina capaz de resolver problemas que resultan demasiado complejos para las computadoras convencionales. La compañía no precisó una fecha exacta para su disponibilidad comercial (hoy solo hay prototipos de este tipo de ordenadores), pero sí aclaró que sus sistemas cuánticos IBM Q se proporcionarán a empresas e instituciones través de su plataforma en la nube IBM Cloud.

Los ordenadores cuánticos funcionan a partir de átomos y no de circuitos como los clásicos. Además, no están basadas en los bits (la unidad mínima de información con la que puede traspasarse el mundo real a un mundo binario de ceros y unos) sino en una unidad, el qubit, que puede adoptar un estado de 0 y 1 y un estado de ambos a la vez, lo que proporciona mayor velocidad de procesamiento. Igualmente, trabajan en paralelo, de manera que puede resolver un número exponencial de tareas a la vez, mientras un PC normal lo hace secuencialmente: primero resuelve un problema, luego otro y así sucesivamente.

Según explicó IBM, mientras que las tecnologías que se ejecutan actualmente sobre ordenadores clásicos pueden encontrar patrones y hacer descubrimientos escondidos en la vasta cantidad de datos existentes, los cuánticos aportarán soluciones a problemas en los que los patrones no se pueden identificar porque no existen datos y porque el número de posibilidades que se tendría que analizar es tan enorme que una computadora clásica no podría procesarlo jamás.

“La computación cuántica promete ser la próxima gran tecnología que impulse una nueva era de innovación industrial”, dijo el vicepresidente de IBM Research, Arvind Krishna. En su hoja de ruta para la comercialización de sus nuevos sistemas cuánticos, la compañía ha lanzado una interfaz de programación (API) para que los desarrolladores construyan interfaces entre computadores cuánticos y tradicionales.

En 2016 IBM lanzó Quantum Experience, una plataforma en la nube conectada a la web para que cualquiera que lo desee pueda experimentar de forma gratuita con un procesador cuántico. Hasta ahora, se podían hacer simulaciones con un procesador de 5 qubits, pero la tecnológica anunció ayer una mejora del simulador para modelar circuitos con más de 20 qubits.

“Es difícil establecer qué supone un computador cuántico. La idea es desarrollar en los próximos dos años sistemas que sean capaces de abordar problemas que sean intratables con los ordenadores que tenemos hoy en día. (…) La intención es tener alrededor de 50 qubits dentro de dos años”, señaló a Efe el científico de IBM Research Antonio Córcoles-González.

Los primeros trabajos han venido de la industria química, pero IBM ve un gran potencial en su aplicación para la medicina y los nuevos materiales, la logística, los servicios financieros y la inteligencia artificial. La multinacional estadounidense, que competirá en este negocio de los ordenadores cuánticos con la empresa canadiense D-Wave, planea colaborar con socios de la industria para desarrollar aplicaciones que impulsen la velocidad de los sistemas cuánticos. Unos sistemas que precisan de una refrigeración especial para que los átomos trabajen sin problemas y de un mantenimiento complejo, lo que dificulta su venta directa.

Sección Tecnología | Cinco Días