Más viudas que jubiladas

La Seguridad Social paga actualmente 2,17 millones de pensiones de viudedad a mujeres y 2,16 millones de pensiones de jubilación a trabajadoras ya retiradas. En concreto, según los últimos datos de la nómina de las pensiones a 1 de marzo, hechos hoy públicos por el Ministerio de Empleo, el sistema abona 15.000 prestaciones de viudedad más que de jubilación a mujeres.

Según las cifras conocidas hoy, la pensión media de jubilación que cobran las trabajadoras retiradas es de 774,92 euros mensuales mientras que la prestación media de viudedad asciende a 657,53 euros al mes. Si bien hay que precisar que un buen número de perceptoras de pensiones reciben ambos tipos de prestación. Así lo indican los datos oficiales que señalan que se pagan 9.459.746 pensiones de todo tipo a 8.598.985 pensionistas, lo que significa que aproximadamente un millón de personas compatibilizan dos tipos de prestación y la inmensa mayoría son mujeres.

No obstante, este reparto, que ha sido históricamente así por la tardía incorporación de la mujer al mercado laboral, que en España no se produjo con más intensidad hasta los años ochenta, está a punto de darse la vuelta, lo que será un síntoma más de normalización del mercado de trabajo.

De hecho, hace diez años, la Seguridad Social pagaba casi 400.000 pensiones de viudedad más que de jubilación a mujeres y este desequilibrio se ha ido acortando hasta llegar a la situación de hoy por la citada incorporación de las mujeres al mundo laboral.

Sin embargo, el hecho de que la esperanza de vida femenina sea mayor que la masculina hace que este efecto no tenga igual impacto en las pensiones de los hombres. Así, mientras hace diez años se pagaban 3,17 pensiones de jubilación a hombres y 151.269 de viudedad, en la actualidad apenas se han incrementado estas últimas prestaciones entre los hombres; ahora el sistema abona 3,62 pensiones de jubilación a trabajadores retirados y 178.908 a viudos.

En el actual debate público para la reforma del sistema de pensiones el Gobierno puso encima de la mesa la posibilidad de estudiar que las pensiones menos contributivas –en clara referencia a las de viudedad y orfandad– pasasen a financiarse con impuestos en lugar de con cotizaciones sociales, que es como se costean en la actualidad. Este cambio de financiación ahorraría unos 24.000 millones de euros anuales a la Seguridad Social que, sin embargo, obligaría a aumentar la recaudación de impuestos generales para hacerles frente.

Aunque, dicho esto, los futuros cambios de la pensión de viudedad podrían no quedarse en el origen de su financiación. Durante las comparecencias de expertos en Seguridad Social que se están produciendo en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que prepara la reforma del sistema, varios de ellos han propuesto una reforma más a fondo de esta prestación para adecuarla a la nueva realidad social, en la que las mujeres se han incorporado de forma generalizada al mercado laboral.

Alguna de estas reformas para la viudedad apuntadas en el seno de la comisión parlamentaria van en la dirección de igualar esta prestación a las de otros países europeos como Francia o Alemania, donde las pensiones de viudedad son incompatibles con determinado nivel de rentas salariales o son temporales durante los dos primeros años tras la muerte del cónyuge y luego se revisa la condición salarial del perceptor.

Así, recientemente el presidente de la consultora de protección social Novaster, Diego Valero, que también ha pasado por la comisión del Pacto de Toledo, se preguntó muy gráficamente si, por ejemplo, una presidenta de una empresa del Ibex necesita cobrar una pensión de viudedad, para concluir que en su opinión la respuesta es que no.

 

 

Sección Economía | Cinco Días

Autor: Txema Dobarro

¡ En internet desde el 1996 !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *