“Lograr hoy una rentabilidad del 1% es muy caro en riesgo”

Ha desarrollado su trayectoria laboral ligado al grupo Ibercaja, al que se incorporó en 1989, primero como jefe de análisis y desde 2004 en la dirección general de la gestora. Valero Penón no se cansa de recomendar a sus clientes, en su mayoría conservadores, diversificación.

Pregunta. Llevan dos años con aportaciones netas muy positivas, ¿a qué atribuyen el buen ritmo en las captaciones?
Respuesta. El sector, en general, se ha beneficiado del descenso en la remuneración de los depósitos. Ahora mismo, si se quiere obtener rentabilidad, hay que invertir en otros productos, y para eso los fondos de inversión son, sin duda, la mejor de las alternativas para aquellos clientes que invertían en depósitos y hoy no encuentran rentabilidad. De hecho, desde que en 2013 comenzaron a caer los tipos de los depósitos, el sector nacional ha logrado aportaciones netas cercanas a los 100.000 millones, un dinero que procede precisamente de la necesidad de diversificación a otros activos. Y en nuestro caso, la tasa de crecimiento está por encima del sector. Esto podría responder a que hemos hecho especial énfasis a los clientes de Ibercaja para que la diversificación de su ahorro fuera mediante carteras perfiladas de fondos de inversión.

P. ¿Qué perfil eligen sus clientes? ¿Seguimos siendo conservadores?
R. Sí, somos conservadores. En nuestro caso, en torno al 80% de las aportaciones a este servicio de gestión de carteras se concentra en el perfil más conservador, es decir, la cartera que admite como máximo un 20% de renta variable y que actualmente está en el 15% y el 16%.

P. ¿Y es posible sacarle rentabilidad a esa proporción tan alta de renta fija?
R. Es muy difícil. En los últimos años, conforme hemos asistido a la bajada de los tipos de interés, tanto de corto como de largo plazo, la aportación de los activos de renta fija a las carteras ha sido muy positiva. Pero, desde el verano pasado, las rentabilidades que se pueden esperar de las carteras de renta fija son negativas en los plazos más cortos y muy discretas en los más largos, incluso podemos ver aportaciones ligeramente negativas. No obstante, el gestor hará todo lo posible por llevar una gestión muy activa de las carteras que evite entrar en terreno negativo.

P. ¿Y qué riesgo recomiendan asumir a un cliente conservador?
R. En estos momentos estoy recomendando que, en la medida que la tolerancia al riesgo lo permita, se construyan una cartera con un 30% de exposición a Bolsa, si queremos optar a una rentabilidad parecida a lo que hace tres o cuatro años eran los tipos de interés. Suelo decirle a mis clientes que, hoy por hoy, tener una expectativa de rentabilidad del 1% es muy caro en términos de riesgo. Hace 18 meses, un 1% te lo pagaba cualquier entidad y se peleaba por atraer tu dinero. Hoy, te pagan cero y para lograr ese 1% tienes que diversificar en activos de riesgo. Esta es la realidad.

P. ¿Qué se les ha ofrecido a los clientes que estaban en garantizados?
R. Tenemos muchos menos que la media del sector, donde están sobreponderados, y durante 2016 y principios de 2017 hemos puesto a disposición de nuestros clientes fondos garantizados de rendimiento fijo tan solo de forma residual. Nuestra principal recomendación en la gestión del ahorro es la diversificación a través de carteras de inversión. Para que se haga una idea: de las aportaciones netas, aproximadamente el 70% se producen mediante carteras de gestión discrecional, los garantizados en 2016 supusieron solo entre el 12% y el 14% de las aportaciones netas, y el resto fueron a través de fondos mixtos y globales de retorno absoluto.

P. ¿Cree razonables las comisiones que se cobran en el sector?
R. Hace no muchos años eran 10 o 15 puntos más altas. Pero es verdad que cuando los tipos estaban al 7% cobrar un 1% en un fondo de renta fija aún dejaba al cliente un 6%. En estos momentos de tipos cero y negativos, lógicamente la comisión se ha venido dramáticamente a la baja. Pero no es solo eso, la gestión se ha tornado mucho más activa. No nos basta con comprar un activo de buen rendimiento y sentarnos a esperar a que fructifique. Ahora se requiere una gestión activa, como si fuera un mixto o de renta variable, para tratar de arañar centésimas de rentabilidad.

Sección Mercados | Cinco Días

Autor: Txema Dobarro

¡ En internet desde el 1996 !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *