La deuda pública cerró 2016 en el 99,4% del PIB

La deuda del conjunto de las administraciones públicas ascendió a finales de 2016 a 1.106.952 millones de euros y representó el 99,4% del PIB, de forma que cumple exactamente con el objetivo fijado por el Gobierno, según publicó hoy el Banco de España.

La deuda de la Administración Central ascendió a 796.622 millones (equivalente al 71,5% del PIB), la de las comunidades autónomas, a 276.899 millones (el 24,9% del PIB), la de los ayuntamientos, a 32.094 millones (el 2,9% del PIB) y la de la Seguridad Social, a 1.337 millones (el 0,1% del PIB).

El porcentaje de crecimiento interanual del conjunto de la deuda pública fue del 3,1%, en la Administración Central subió el 0,8 % y en las comunidades autónomas el 5,1%.

Sección Economía | Cinco Días

Renta 2016: fin del programa Padre, cómo usar Renta Web

La campaña para presentar la Declaración de la Renta 2016 empieza el próximo día 5 de abril de 2017, para su presentación por internet, y el 11 de mayo para la presentación presencial, según el calendario del contribuyente que ha publicado la agencia tributaria.

Este año, como novedad, es el primero que no se podrá utilizar el programa Padre para realizar la declaración en ningún caso. El programa Padre ya se eliminó el año pasado para la mayor parte de los contribuyentes y únicamente quedó disponible para contribuyentes de actividades económicas, es decir, prácticamente solo para los autónomos. Desde este año, tampoco los autónomos podrán usar el programa Padre, que ya no estará disponible, y será sustituido por el sistema Renta Web, se extiende para todos los contribuyentes, independientemente del origen de sus rentas.

Hasta ahora, en caso de que el contribuyente realizara actividades económicas (autónomos) era necesario que descargara el programa Padre para la confección de la declaración de Renta (modelo 100), se generaba un fichero y éste se podía presentar bien en la sede electrónica de la agencia tributaria o bien de manera presencial en las oficinas.

A partir de ahora el único sistema válido para confeccionar la declaración será Renta Web. Con Renta Web, el contribuyente accede directamente al servidor de la AEAT y puede añadir cualquier dato o renta, de forma que puede tramitar su borrador o declaración directamente desde la sede electrónica. Es decir, todo el proceso se hará a través de internet, sin necesidad de descargar los documentos para su presentación. 

El sistema permitirá, una vez esté activo (a partir del 5 de abril), confeccionar la declaración a partir de los datos fiscales que proporciona la agencia tributaria.La generación del borrador, la modificación del previamente obtenido, si es necesario, así como la confección de la declaración podrá realizarse mediante la aplicación de Renta Web.

Para acceder a Renta Web será necesario identificarse mediante el DNI electrónico (o certificado electrónico), con cl@ve PIN o bien con el número de referencia (se necesita conocer la casilla 440 de la renta del año anterior).

Una vez dentro del servicio Renta Web y aportando los datos que faltan, bien contestando preguntas o añadiendo los datos adicionales necesarios, el usuario podrá obtener el resumen de resultados, se comprueba que la aplicación será muy similar al anterior programa Padre. Desde la agencia tributaria se asegura que será “incluso más sencillo” ya que vendrán incorporados muchos de los datos de los de que dispone la AEAT. Estos datos se podrán modificar o incluir otros. confeccionar el borrador y, a partir de ahí, presentar la declaración.

El usuario también puede, siempre que cumpla determinados requisitos, llamar por teléfono a la Oficina de atención al contribuyente (de lunes a viernes de 9 a 21 horas), 901 200 345, o pedir cita a partir del 11 de mayo para que le atiendan en las oficinas.

Noticias más vistas | Cinco Días

Renta 2016: así se tributa por los alquileres turísticos

Hacienda pone el ojo también en el desarrollo tecnológico. Con la eclosión de plataformas de alquiler turístico —como Airbnb o Homeaway— aparece también una nueva fuente de ingresos y, por tanto, una nueva forma de pagar impuestos. Deberá incluir en la Declaración de la Renta lo ganado por este concepto, con independencia de los cargos aplicados por los Ayuntamientos o Comunidades Autónomas. De hecho, la Agencia Tributaria cuantifica que el 75% del total de las estancias no se declara. Y ha avisado de que velará especialmente por revertir esta situación, tanto en los inmuebles situados en España como en los que se encuentran en el extranjero pero el propietario resida en España. 

En primer lugar, el casero deberá distinguir dos periodos en su declaración fiscal: aquel cuando la vivienda esté alquilada y cuando esté libre. Al tratarse normalmente de periodos de alquiler muy fraccionados (puentes o fines de semana), algunas plataformas de economía colaborativa como Airbnb facilitan un sitio web donde desgranan el historial de reservas y pagos durante el último año fiscal.

A partir de estos datos, los propietarios de un piso de alquiler turístico deben calcular los rendimientos del capital inmobiliario del bien. Es decir, tiene que restar de los ingresos totales, los gastos necesarios para obtenerlos: el IBI, los intereses de la hipoteca, comunidad, seguros o la contratación de la hipoteca. Sin embargo, no pueden deducirse las ventajas fiscales de los alquileres tradicionales.

También frente a las rentas como vivienda habitual, las turísticas tienen la particularidad de que el arrendador no puede computar el montante total de estos gastos. Debe calcular la parte proporcional pagada por el tiempo en el que el bien le ha producido un rédito y, cuando alquile una sola habitación, debe prorratear el dato aplicado a esa parte. En el caso del IBI, por ejemplo, el propietario deberá dividir el importe pagado al Ayuntamiento por 12 y después multiplicarlo por el número de meses que el inmueble ha estado alquilado.

En el caso de que tras elaborar la cuenta de ingresos y gastos el resultado sea negativo, será necesario presentar una declaración anual de impuestos. La Agencia Tributaria permite al propietario que este exceso lo podrá deducir en los 4 años siguientes. 

De forma paralela, el propietario de la vivienda debe tributar de forma diferente el tiempo que la vivienda ha estado vacía. Lo hará según las normas que establece Hacienda para las viviendas vacías: se calcula que el 1,1% del valor catastral, se divide por 12 y se multiplica por el número de meses que la vivienda ha estado libre.

Otra de las cuestiones que entran en consideración con este tipo de propiedades es que, en muchas ocasiones, la propiedad la comparten más de una persona. Por ejemplo, dos hermanos tanto el beneficio bruto como los gastos se dividirán al 50%. En un matrimonio, esto dependerá de si realizan su declaración de la renta de forma conjunta.

Noticias más vistas | Cinco Días