Más críticas a las ayudas para darse de alta como autónomo

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) aboga por poner en marcha más ayudas finalistas y exenciones dirigidas a la generación de empleo, en lugar de proponer más subvenciones para el desarrollo y consolidación del empleo autónomo. Una nueva valoración negativa para el actual sistema de tarifa plana, que apoya el alta de nuevos trabajadores por cuenta propia, pero que impide su desarrollo una vez que se acaban las subvenciones iniciales.

ATA se suma así a otras críticas recientes, como la de Inés Mazuela, secretaria general de UPTA en Andalucía. Mazuela recuerda que una buena parte de los autónomos que se han beneficiado de la tarifa plana, no pueden continuar cuando se terminan las bonificaciones.

Pan para hoy, hambre para mañana

Según informa Europa Press, el Presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha señalado que las subvenciones “son pan para hoy y hambre para mañana” y pueden ser adecuadas para un momento puntual, pero que, en realidad, cuando se terminan “al final no generan nada”.

Amor ha subrayado que las pymes que nacen de la subvención fracasan y “es complicado que una empresa que se monta al hilo de una subvención pueda desarrollarse y consolidarse en el tiempo”. A su juicio, es incomprensible que en Andalucía la tarifa plana sólo se mantenga durante los primeros seis meses de actividad, mientras que en Madrid pueda prolongarse hasta dos años.

En este sentido, ha resaltado que la tarifa plana ha ayudado, por ejemplo, a 200.000 autónomos andaluces, de los que el 65% siguen en la actividad. Además, de esos autónomos que se han acogido a la tarifa plana, en torno a 60.000 desarrollaban su actividad sin estar dados de alta en la Seguridad Social, por lo que se trata de una medida que sirve para hacer aflorar la economía sumergida.

Así, Amor aboga por otro tipo de medidas más finalistas o exenciones fiscales para la contratación, así como ayudas que faciliten la competitividad e innovación de las empresas. Amor ha puesto de manifiesto la dificultad que existe para generar empleo en España, por ser un país en el que los costes laborales siguen siendo muy elevados.

En su opinión, se deben potenciar las ayudas o exenciones fiscales en las cotizaciones sociales, ya que ello facilita la generación de empleo, y cuando empleo hay actividad, cuando hay actividad hay consumo y cuando hay consumo hay bienestar social. El representante de ATA ha recordado que sólo en Andalucía hay 500.000 autónomos y, que si cada uno de ellos contratara a una persona, se acabaría con un tercio de los desempleados andaluces.

Noticias más vistas | Cinco Días

Intel compra Mobileye y entra en el coche autónomo

Intel quiere su porción del pastel del incipiente mercado de la conducción autónoma. La compañía, al igual que otras grandes tecnológicas, ha puesto este campo en el punto de mira y para ello ha adquirido la empresa israelí Mobileye, por 15.300 millones de dólares, unos 14.300 millones de euros, en la que hasta la fecha es la segunda mayor operación de la compañía estadounidense, tras la compra de Altera en 2015.

Mobileye es una empresa con sede en Jerusalén y está considerada como uno de los principales fabricantes mundiales de tecnología de prevención de accidentes y conducción autónoma. Con el acuerdo, Intel adquiere una empresa con la capacidad de ofrecer a los fabricantes de automóviles un amplio paquete de componentes para el desarrollo de estos nuevos vehículos sin conductor.

La compañía defendió que el mercado de sistemas, datos y servicios tecnológicos para vehículos será de 70.000 millones de dólares en 2030. Los analistas señalaron precisamente que este hecho ha motivado a Intel para realizar una prima en su oferta del 34% respecto al cierre del viernes. Tras conocerse el acuerdo, la compañía isaelí subió un 30%. “Están pagando una gran prima para tener una posición fuerte, en lugar de intentar empezar desde el principio”, aseguró el analista Mike Ramsey, de Gartner.

El gigante estadounidense pagará 63,54 dólares por acción para hacerse con la compañía israelí y prevé cerrar la operación en los próximos nueve meses. Mobileye, fundada en 1999, recibió una inversión de 130 millones de dólares de Goldman Sachs en 2007 y cotiza en el New York Stock Exchange desde hace cuatro años. Su capitalización se situaba antes de la operación en 10.570 millones de dólares. La firma israelí aseguró en febrero que está planeando junto a Volkswagen poner en marcha un nuevo estándar de navegación para la conducción autónoma a partir de 2018.

El fabricante de chips, que domina en el segmento de ordenadores personales y centros de datos, no ha logrado posicionarse en otros segmentos de mayor crecimiento frente a rivales como ARM. Bajo el mandato de Brian Krzanich como consejero delegado, la empresa ha lanzado soluciones para drones o cajas registradoras, que le ha dado entrada a nuevos ingresos, pero todavía insuficientes para superar a los de los ordenadores.

La operación de compra de Mobiley por parte de Intel supone, según los analistas, un reto al fabricante de chips rival Qualcomm. Esta compañía se encuentra inmersa en el proceso de crear el mayor fabricante de chips para automóviles, para lo que adquirió NXP por 47.000 millones de dólares. “Intel se había quedado atrás y la única manera de acceder era a través de una adquisición”, señaló Bloomberg.

Sin embargo, no es la primera vez que Intel se mueve hacia la fabricación de chips para coches. Actualmente dispositivos de la empresa están integrados en 30 modelos de vehículos y forma parte de distintas pruebas de automóviles autónomos. La relación entre la estadounidense y la israelí ya se inició con un acuerdo con BMW para el desarrollo de coches totalmente autónomos para 2021. Las tres compañías pondrán en circulación a lo largo del año 40 vehículos con esta tecnología para comprobar su actuación frente al tráfico urbano.

Prácticamente todas las grandes compañías tecnológicas han hecho sus movimientos para situarse en el mercado del vehículo autónomo, algunas de ellas con alianzas con fabricantes de coches, como el caso de la colaboración de Daimler con Uber, o de Google con Fiat.

Sección Tecnología | Cinco Días

Anfac urge a Guindos otro plan PIVE y más regulación para el vehículo autónomo

La patronal española de fabricantes de vehículos Anfac ha resaltado hoy, en su primera reunión con el ministro de Economía e Industria, Luis de Guindos, la necesidad de que el Gobierno apruebe un plan de renovación del parque automovilístico español en favor de automóviles de bajas emisiones o de combustibles alternativos, al estilo de los anteriores planes PIVE y Movea. En un encuentro al que acudieron otras asociaciones industriales, Anfac ha destacado la necesidad de trabajar en la competitividad de sus fábricas y en un marco legislativo que ordene “los nuevos modelos de negocio relacionados con la movilidad conectada y autónoma en España”.

Tal y como explican fuentes de Anfac la patronal ha contado con tres minutos de discurso ante el ministro, igual que el resto de las asociaciones. El vicepresidente ejecutivo de la organización, Mario Armero, resaltó en su exposición el “buen momento” que atraviesa el sector en este momento y el papel “relevante” que ha tenido la industria automovilística española “en el cambio de modelo productivo”. De este modo, “España ha recuperado su papel destacado como productora de coches a nivel mundial, volviendo a la octava posición por delante de Brasil”, ha detallado Anfac a Cinco Días. “Está bastante asegurado que vamos a cumplir el objetivo de tres millones de vehículos producidos en 2017”, ha explicado.

Pese al momento positivo, la patronal ha asegurado que en la reunión, Armero ha planteado al ministro “la preocupación del sector” al respecto del “entorno altamente competitivo” en el que se mueve España a nivel industrial.

“Hay 170 fábricas en Europa compitiendo por los mismos modelos que España y países como Francia, Alemania o Italia que están desarrollando nuevas políticas industriales para hacerse con estas adjudicaciones. En los próximos 18 meses, vamos a asistir a una oleada de nuevos modelos a los que pueden optar las plantas españolas. Adjudicarselos es su futuro”, han explicado fuentes de Anfac al respecto del contenido de la reunión. En este sentido, la asociación aboga por la reducción de los costes energéticos, la flexibilidad laboral y la mejora de la logística como medidas importantes.

Para Anfac, también son “preocupantes” las políticas proteccionistas que están adoptando países como EEUU o el brexit en Reino Unido. “España es un país exportador y Reino Unido es el tercer mercado comprador de coche español más fuerte”, han destacado fuentes de la asociación.

De cara a hacer frente a los nuevos retos de movilidad, como el coche conectado y autónomo, Anfac ha abogado por la creación de “un nuevo marco regulatorio que permita su desarrollo”.

La producción, al alza

Por otro lado, la asociación también ha hecho públicas las cifras de producción del mes de noviembre y del año. Las plantas españolas fabricaron 286.749 vehículos durante noviembre, un aumento del 11,7% respecto al mismo mes de 2015. La organización ha explicado que la cifra representa una cadencia de fabricación diaria de 13.600 vehículos.

En los 11 primeros meses del año actual, el volumen productivo de las instalaciones nacionales se situó en 2,74 millones de unidades, lo que se traduce en una progresión del 7,5% respecto al mismo período del año precedente. “A falta de un mes, España ya supera la producción de 2015 y roza el objetivo anual que es superar los 2,8 millones de vehículos fabricados”, han señalado.

Últimas noticias | Cinco Días