El Atlético de Madrid compra por 30 millones La Peineta

El Ayuntamiento y el Atlético de Madrid han alcanzado un acuerdo para la compra del estadio de La Peineta por parte del club, que pagará un importe de 30.422.520 euros más intereses.

En un comunicado, el Ayuntamiento explica que el Atlético, además, asumirá las obras de urbanización de accesos, por valor de 29.875.000 euros, y la construcción de las más de 4.000 plazas de aparcamiento necesarias para el estadio y que serán de uso público.

El acuerdo alcanzado para la finalización del estadio y sus infraestructuras resuelve los elementos más lesivos para el patrimonio municipal que contenía el convenio inicial, firmado en 2008.

La modificación del convenio, firmada por el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, y el consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil, actualiza el precio de la parcela a su edificabilidad real, que supera en 50.000 metros cuadrados a lo contemplado en el convenio original.

Desaparecen prestaciones en especie como las entradas a partidos o el derecho a uso de una parte de las instalaciones para establecer una base del SAMUR-Protección Civil, añade el consistorio.

Se descarta en la adenda que el estadio pueda llegar a ser empleado en unos Juegos Olímpicos, por lo que será de exclusivo uso privado. En ese sentido, se descartan cláusulas que puedan considerarse ayudas de Estado a un club deportivo privado.

La edificabilidad que se tuvo en cuenta en el convenio de 2008 era de 101.372,50 metros cuadrados, pero solo tres años después aumentó a 151.500 mediante el Plan Especial del Área de Ordenación Especial “Parque Olímpico Sector Oeste”, por lo que la actual modificación del convenio actualiza el precio a la edificabilidad real.

En la modificación se estipula que la construcción de accesos al estadio será realizada por el Atlético de Madrid y por un importe de 29.875.000 euros.

El Área de Desarrollo Urbano Sostenible aportará el proyecto detallado mientras que el Área de Economía y Hacienda “dirigirá y supervisará la ejecución económica”.

Si el coste de las obras fuera finalmente inferior, el Atlético de Madrid “abonará la diferencia al Ayuntamiento de Madrid”, continúa el comunicado.

Aunque el proyecto técnico que existía hasta ahora contemplaba la construcción de 1.092 plazas de aparcamiento bajo rasante del estadio, la dotación mínima debería ser de 4.209 plazas en previsibles situaciones de elevada concentración de personas conforme al Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM).

En la modificación del convenio se determina que las plazas necesarias para completar la dotación mínima obligatoria podrán ubicarse fuera de la parcela del estadio y deberán ser construidas por el club, con un coste estimado de 6.198.300 euros.

Dado que se harán en terreno público, esas plazas de aparcamiento no podrán ser de uso privativo para el Atlético de Madrid, asegura el consistorio.

Además, “no habrá pago en especie en entradas”, pese a que el convenio de 2008 establecía que el club facilitara entradas para partidos oficiales al Ayuntamiento de Madrid con el fin de promocionar el fútbol en la ciudad.

En ese convenio figuraba que el importe máximo a abonar en especie en entradas era de 320.000 euros. En el expediente se han hallado facturas por 126.395 entradas facilitadas hasta el año 2014, que ascienden a 6.208.007 euros, un gasto que “no fue convalidado por anteriores gobiernos municipales”.

La cláusula de pago en especies a través de entradas se ha valorado como contraria a la norma por lo que “no se incluye en la modificación del convenio”.

También desaparece el acuerdo por el cual se pretendían utilizar 1.800 metros del nuevo estadio para una base del SAMUR-Protección Civil.

El usufructo de ese espacio se había fijado en 4,8 millones de euros, lo que resultaba “enormemente gravoso para las arcas municipales y no obedecía a un cálculo ajustado del precio por metro cuadrado”, concluye el Ayuntamiento.

Sección Empresas | Cinco Días

CVC ultima la compra de un 25% de CLH por mil millones

La firma británica de inversión CVC ultima la compra de una participación del 25% en CLH por cerca de 1.000 millones de euros que le convertirá en el principal accionistas del mayor grupo de logística de hidrocarburos de España, indicaron a Europa Press en fuentes del mercado.

 La firma Ardian, que a través de tres sociedades cuenta con un 25% de la compañía, venderá buena parte de su participación a CVC, con lo que dejará de ejercer la posición de primer accionista, si bien mantendrá su presencia en CLH.

Aparte del paquete de acciones que le venda Ardian, CVC completará su desembarco en CLH con la compra de otra participación a uno de los actuales socios minoritarios, lo que le permitirá alcanzar el 25% y superar a la firma Borealis, que dispone de un 24,77%.

La inversión de CVC supone una muestra de confianza en la gestión al frente de CLH de José Luis López de Silanes, quien ha dotado a la compañía, desde que en 2005 llegó a la presidencia, de mayor fortaleza y capacidad de crecimiento sin aplicar subidas en sus tarifas en los últimos años.

La firma británica apuesta además por la compañía apenas unos días después de la presentación del plan estratégico para el periodo comprendido entre 2017 y 2021, en el que se recogen inversiones por 829 millones de euros.

El plan inversión, según dijo el propio Silanes en la reciente presentación del plan, es “ambicioso” y parte del objetivo de obtener rentabilidades sin incrementos de la ratio entre deuda y beneficio bruto de explotación (Ebitda).

Como parte de su plan estratégico, CLH se compromete a situar el ‘pay put’ en el 100% y mantiene su apuesta por la expansión internacional. Espera además elevar un 20% el Ebitda y un 18% el beneficio neto al finalizar el periodo.

Expansión, que adelanta la operación de CVC en su edición digital, señala que su concreción permitirá al grupo británico irrumpir en el mercado energético español, que hasta ahora se le había resistido.

Aparte de CVC, Ardian y Borealis, en el accionariado de la compañía logística de hidrocarburos participan otros accionistas como Oman Oil (10%), Global Matafión (10%), Abanca (5%) o Global Ramayana (5%).

 

Sección Empresas | Cinco Días

Por qué se busca casa de 2 habitaciones y se compra de 3

El Grupo Tecnocasa ha presentado hoy en Madrid una nueva edición de su informe anual en el que describe no solo lo ocurrido con los precios de la vivienda usada en España el pasado año, sino que tambien analiza las principales variables del mercado hipotecario y dibuja un perfil de cómo son los actuales compradores de vivienda.

Precisamente en este último aspecto es donde el estudio introduce más novedades. A la pregunta de quién está comprando vivienda, el informe, que ha sido coordinado por el catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, José García-Montalvo, concluye que en un 71,92% de las ocasiones quienes adquieren vivienda lo hacen para usarla, si bien no distingue entre quienes lo hacer por primera vez (fundamentalmente jóvenes) y quienes venden su actual casa para comprar una más grande o mejor situada (la llamada demanda de reposición).

Esto significa que en el 28,08% de los casos restantes, la operación se realiza como inversión. Paolo Boarini, consejero delegado del Grupo Tecnocasa, resaltó que este porcentaje de inversores se encuentra en el máximo de la serie iniciada en 2013, cuando aquellos que adquirían vivienda con una finalidad distinta a la de habitar en ella apenas suponían el 16% del total. En 2014 y 2015 se mantuvo en el entorno del 24% para haber vuelto a repuntar en la segunda mitad del año pasado hasta el citado 28%.

Preguntados estos inversores para qué quieren la casa que adquieren, el primer motivo que alegan es para obtener beneficios poniéndola en alquiler, mientras el segundo es la posibilidad de obtener una buena revalorización a medio o largo plazo.

Lázaro Cubero, director del departamento de Análisis e Informes de Tecnocasa, matizó que el inversor especulador, aquel que compraba para vender en muy breve plazo y obtener pingües ganancias ha desaparecido, “en parte porque al final del boom hubo muchos que perdieron mucho dinero”.

Sobre qué tipo de inmueble es el más demandado por los compradores, sean o no inversores, lo cierto es que un 48,45% busca casas pequeñas, de uno o dos dormitorios; y, sin embargo, en no pocas ocasiones acaban comprando viviendas mayores, sobre todo de tres dormitorios.

Los bajos precios que aún pueden encontrarse en la mayoría de ciudades y las favorables condiciones de financiación animan a muchos demandantes a adquirir una casa mayor por el mismo presupuesto que se habían marcado cuando iniciaron la búsqueda.

La estadística de Tecnocasa revela cómo el 45,08% busca viviendas de tres habitaciones y, al final, es el 52,09% quien acaba comprando una de esas casas más grandes. Lo mismo ocurre con quienes desean un piso de cuatro dormitorios, el 6,47% del total. Finalmente, un 8,52% acaba comprando esta tipología de casas.

Además de los buenos precios, que desde que alcanzaron máximos Tecnocasa calcula que se han abaratado de promedio en España un 51,56%, los autores de este estudio admiten que en muchas ocasiones es un problema de oferta, ya que en el mercado de segunda mano y sobre todo en determinados barrios lo que impera es la vivienda de mayor tamaño, frente a las más pequeñas.

¿Es entonces un buen momento para comprar? A tenor de lo que dicen los números de este informe y en opinión de Tecnocasa sí porque los precios se encuentran todavía en niveles mucho más asequibles que en el momento álgido del boom y las hipotecas son significativamente más baratas hoy que entonces.

Si se adquiere el inmueble para alquilar, las rentabilidades que ofrecen los dos grandes mercados de arrendamiento son muy superiores a las que ofrece la renta variable o la deuda pública. En Madrid, la rentabilidad media ascendía a finales de 2016 al 7,32%, en Barcelona al 5,94% y en el conjunto del país al 6,90%.

Tecnocasa ha elaborado estas conclusiones con la información obtenida a partir de las más de 8.500 operaciones de compraventa en las que intermedió durante 2016, un 15% más que un año antes. Además, también participó, fundamentalmente a través de Kíron, en la suscripción de casi 3.000 hipotecas, un 17% más que en 2015.

Sección Economía | Cinco Días