CVC ultima la compra de un 25% de CLH por mil millones

La firma británica de inversión CVC ultima la compra de una participación del 25% en CLH por cerca de 1.000 millones de euros que le convertirá en el principal accionistas del mayor grupo de logística de hidrocarburos de España, indicaron a Europa Press en fuentes del mercado.

 La firma Ardian, que a través de tres sociedades cuenta con un 25% de la compañía, venderá buena parte de su participación a CVC, con lo que dejará de ejercer la posición de primer accionista, si bien mantendrá su presencia en CLH.

Aparte del paquete de acciones que le venda Ardian, CVC completará su desembarco en CLH con la compra de otra participación a uno de los actuales socios minoritarios, lo que le permitirá alcanzar el 25% y superar a la firma Borealis, que dispone de un 24,77%.

La inversión de CVC supone una muestra de confianza en la gestión al frente de CLH de José Luis López de Silanes, quien ha dotado a la compañía, desde que en 2005 llegó a la presidencia, de mayor fortaleza y capacidad de crecimiento sin aplicar subidas en sus tarifas en los últimos años.

La firma británica apuesta además por la compañía apenas unos días después de la presentación del plan estratégico para el periodo comprendido entre 2017 y 2021, en el que se recogen inversiones por 829 millones de euros.

El plan inversión, según dijo el propio Silanes en la reciente presentación del plan, es “ambicioso” y parte del objetivo de obtener rentabilidades sin incrementos de la ratio entre deuda y beneficio bruto de explotación (Ebitda).

Como parte de su plan estratégico, CLH se compromete a situar el ‘pay put’ en el 100% y mantiene su apuesta por la expansión internacional. Espera además elevar un 20% el Ebitda y un 18% el beneficio neto al finalizar el periodo.

Expansión, que adelanta la operación de CVC en su edición digital, señala que su concreción permitirá al grupo británico irrumpir en el mercado energético español, que hasta ahora se le había resistido.

Aparte de CVC, Ardian y Borealis, en el accionariado de la compañía logística de hidrocarburos participan otros accionistas como Oman Oil (10%), Global Matafión (10%), Abanca (5%) o Global Ramayana (5%).

 

Sección Empresas | Cinco Días

Por qué se busca casa de 2 habitaciones y se compra de 3

El Grupo Tecnocasa ha presentado hoy en Madrid una nueva edición de su informe anual en el que describe no solo lo ocurrido con los precios de la vivienda usada en España el pasado año, sino que tambien analiza las principales variables del mercado hipotecario y dibuja un perfil de cómo son los actuales compradores de vivienda.

Precisamente en este último aspecto es donde el estudio introduce más novedades. A la pregunta de quién está comprando vivienda, el informe, que ha sido coordinado por el catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, José García-Montalvo, concluye que en un 71,92% de las ocasiones quienes adquieren vivienda lo hacen para usarla, si bien no distingue entre quienes lo hacer por primera vez (fundamentalmente jóvenes) y quienes venden su actual casa para comprar una más grande o mejor situada (la llamada demanda de reposición).

Esto significa que en el 28,08% de los casos restantes, la operación se realiza como inversión. Paolo Boarini, consejero delegado del Grupo Tecnocasa, resaltó que este porcentaje de inversores se encuentra en el máximo de la serie iniciada en 2013, cuando aquellos que adquirían vivienda con una finalidad distinta a la de habitar en ella apenas suponían el 16% del total. En 2014 y 2015 se mantuvo en el entorno del 24% para haber vuelto a repuntar en la segunda mitad del año pasado hasta el citado 28%.

Preguntados estos inversores para qué quieren la casa que adquieren, el primer motivo que alegan es para obtener beneficios poniéndola en alquiler, mientras el segundo es la posibilidad de obtener una buena revalorización a medio o largo plazo.

Lázaro Cubero, director del departamento de Análisis e Informes de Tecnocasa, matizó que el inversor especulador, aquel que compraba para vender en muy breve plazo y obtener pingües ganancias ha desaparecido, “en parte porque al final del boom hubo muchos que perdieron mucho dinero”.

Sobre qué tipo de inmueble es el más demandado por los compradores, sean o no inversores, lo cierto es que un 48,45% busca casas pequeñas, de uno o dos dormitorios; y, sin embargo, en no pocas ocasiones acaban comprando viviendas mayores, sobre todo de tres dormitorios.

Los bajos precios que aún pueden encontrarse en la mayoría de ciudades y las favorables condiciones de financiación animan a muchos demandantes a adquirir una casa mayor por el mismo presupuesto que se habían marcado cuando iniciaron la búsqueda.

La estadística de Tecnocasa revela cómo el 45,08% busca viviendas de tres habitaciones y, al final, es el 52,09% quien acaba comprando una de esas casas más grandes. Lo mismo ocurre con quienes desean un piso de cuatro dormitorios, el 6,47% del total. Finalmente, un 8,52% acaba comprando esta tipología de casas.

Además de los buenos precios, que desde que alcanzaron máximos Tecnocasa calcula que se han abaratado de promedio en España un 51,56%, los autores de este estudio admiten que en muchas ocasiones es un problema de oferta, ya que en el mercado de segunda mano y sobre todo en determinados barrios lo que impera es la vivienda de mayor tamaño, frente a las más pequeñas.

¿Es entonces un buen momento para comprar? A tenor de lo que dicen los números de este informe y en opinión de Tecnocasa sí porque los precios se encuentran todavía en niveles mucho más asequibles que en el momento álgido del boom y las hipotecas son significativamente más baratas hoy que entonces.

Si se adquiere el inmueble para alquilar, las rentabilidades que ofrecen los dos grandes mercados de arrendamiento son muy superiores a las que ofrece la renta variable o la deuda pública. En Madrid, la rentabilidad media ascendía a finales de 2016 al 7,32%, en Barcelona al 5,94% y en el conjunto del país al 6,90%.

Tecnocasa ha elaborado estas conclusiones con la información obtenida a partir de las más de 8.500 operaciones de compraventa en las que intermedió durante 2016, un 15% más que un año antes. Además, también participó, fundamentalmente a través de Kíron, en la suscripción de casi 3.000 hipotecas, un 17% más que en 2015.

Sección Economía | Cinco Días

Food Box compra la cadena de restaurantes MasQMenos

El sector de la restauración organizada ha cerrado esta semana un nuevo paso hacia la concentración. El grupo Food Box, propietario de La Taberna del Volapié, Papizza y Santagloria, ha adquirido la cadena MasQMenos, operación que se cerró finalmente ayer con la firma de ambas compañías.

MasQMenos es una cadena de restaurantes creada en 2012 por el grupo Cacheiro, que cuenta con otra decena de marcas distintas de restauración. La enseña tiene 31 restaurantes, repartidos especialmente entre Madrid, Barcelona o Baleares. “La compra nos va a aportar mucha versatilidad, nos da salida a mercados muy complementarios a los que ya estamos”, defiende Augusto Méndez, consejero delegado de Food Box. Hasta ahora su actividad se centraba en las tabernas, la venta de porciones de pizza y las cafeterías y panaderías.

El directivo señala además que uno de los principales atractivos de la nueva enseña del grupo es su capacidad para atraer a clientes “desde el desayuno hasta la cena”, por su tipo de oferta. La cadena funcionará con su propio equipo directivo, con una estructura similar a las otras cadenas de Food Box.

El comprador, cuyo accionariado está compuesto por el fondo de capital riesgo español Nazca y por el comité directivo, deja además la puerta abierta a realizar nuevas adquisiciones. “Nos queda hueco para seguir completando nuestro portafolio, si vemos una nueva oportunidad de crecimiento iremos a por ella”, señala el consejero delegado.

El grupo quiere acelerar con la compra su expansión en los que son todavía sus primeros años de vida. MasQMenos le aporta 31 establecimientos y una facturación de 27 millones en el último año. Con ello, Food Box alcanza los 200 restaurantes. “Para final de este año queremos alcanzar los 240 locales, tras abrir entre 45 y 50 establecimientos”, apunta Méndez. “El objetivo es alcanzar los 400 en dos años”, señala.

La compañía ha crecido en el último mes un 37% respecto al mismo periodo del año anterior, tanto en facturación como en ventas comparables. “Tenemos mucho recorrido posible de crecimiento en los próximos años”, defiende. De esta forma, quiere hacerse un hueco entre los principales grupos del país en el sector de la restauración organizada. Las previsiones del grupo son de terminar el año con 98,7 millones de ingresos.

La empresa, que ha tomado ya el control de MasQMenos, comenzará este mismo año a abrir nuevos restaurantes de esta cadena. En concreto, señala como lugares de crecimiento a Baleares, Canarias, la zona del Levante y Andalucía. Además, con la adquisición, comienzan a operar en Reino Unido, ya que la nueva filial tiene cuatro locales en Londres. “La operación nos internacionaliza, el negocio de MasQMenos en el mercado británico está funcionando bien y vemos capacidad de crecer en otras ciudades del país”, argumenta el directivo, quien defiende que el concepto funciona bien fuera de España por trasladar la cultura gastronómica del país.

Food Box fue creada en 2015 por el fondo Nazca, cuando adquirió las cadenas Santagloria, El Molí Vell y L’Obrador a Europastry y la cadena de la Taberna del Volapié. De esta forma, el inversor volvía a un sector que había dejado tras salir de Rodilla. En su primer año estimaba una facturación de unos 35 millones, una cifra que, de cumplirse las previsiones, habrá casi triplicado en dos años. “Nazca está muy contenta con la evolución de la empresa. El capital riesgo suele tener un periodo corto de estancia en una empresa pero lleva apenas dos años y todavía queda recorrido en el futuro”, señala el directivo.

Noticias más vistas | Cinco Días