Emprender contra el miedo

Digan lo que digan, España no es un país de naturaleza emprendedora. El último estudio global de Emprendimiento Amway explicaba que el deseo por convertirse en emprendedor por parte de la sociedad española ha disminuido un 3% respecto al 2015, situándose en el 32%. De hecho, el último informe de Global Entrepreneuship Monitor (GEM) señala que el 50% de los españoles ve con buenos ojos la posibilidad de iniciar un proyecto propio, pero más del 40% tiene miedo a fracasar.

¿La principal causa? La cultura española. Una mentalidad y forma de vida que huye del riesgo en pos de la seguridad, pese a que si uno arriesga puede alcanzar un mayor reconocimiento profesional y realización personal. En España, la mayor parte de los jóvenes no sueña con tener un negocio suyo, desea ser funcionario. En base a la encuesta …Y después de la Universidad, ¿qué?, elaborada por Educa2020 y Fundación Axa, el 25% de los jóvenes españoles quiere ser funcionario.

¿Es algo negativo? En parte sí, dado que no se puede negar la repercusión del músculo emprendedor sobre la economía de un país, como bien ha demostrado Irlanda a lo largo de estos años. Irlanda es en la actualidad el cuarto país más emprendedor de la UE y el duodécimo del mundo, según The Global Entrepreneurship and Development Institute (GEDI). Así, desde los inicios de la crisis hasta hoy, ha logrado reducir su tasa de paro juvenil al 20%. Además, ha pasado de ser parte integrante de los PIIGS a convertirse en la economía que más crece de Europa, con una tasa de paro en torno al 7% (al nivel del año 2008), en base a los datos de la Oficina Central de Estadísticas (CSO).

Mientras, España ocupa el trigésimo segundo lugar en el listado de países emprendedores, y maneja una tasa de paro juvenil del 42,9%, según la última investigación de la Encuesta de Población Activa (EPA). Y aún se sigue hablando de brotes verdes…

El emprendimiento favorece la creación de empleo, impulsa la competencia y la cooperación, facilita la evolución, la innovación y la transformación digital, necesaria y acuciante a día de hoy. Además, no se puede perder el foco en que los más beneficiados por un ecosistema emprendedor son los propios ciudadanos. Serán ellos quienes podrían acceder a una nueva y mayor oferta de productos y servicios, los que se aprovecharían de las mejoras tecnológicas propiciadas por el efecto de la competencia y el fortalecimiento de las diferentes industrias, los que, gracias a este nuevo paradigma, se verían beneficiados por la mejora de la situación económica: más políticas sociales, mayores ingresos per cápita, aumento del PIB, etc.

Y la gran pregunta: ¿Por dónde empezar?

Todo proceso comienza en la educación. Se debería modificar el sistema educativo actual, desde la formación primaria hasta la universidad, incluyendo los grados de Formación Profesional. En la actualidad, no existen los incentivos adecuados para generar emprendedores.

Por ello, se deberían fomentar en las aulas los valores y cualidades propias de un autónomo (la creatividad, la iniciativa, la asunción de riesgos, la búsqueda de oportunidades, la responsabilidad, etc), introducir asignaturas relacionadas con el emprendimiento y, si de verdad se quiere modificar el clima actual, el Gobierno y sus órganos representativos deberían proveer de dotaciones económicas, así como de los recursos necesarios para llevar a cabo esta transformación. España echa en falta más organizaciones como la Fundación Créate o Campus Madrid, instituciones que impulsan el emprendimiento poniendo a disposición de los jóvenes plataformas, cursos, ponencias y otro tipo de actividades y talleres.

Es hora de acabar con esta tesitura. Si se quiere revertir la situación actual y cerrar el capítulo del miedo, del temor a lanzar proyectos propios por parte de los jóvenes españoles, se debe empezar por cambiar la cultura, la mentalidad… por emprender medidas contra el miedo al fracaso.

Álvaro Esteban Keogh es responsable de Eureka PR. Joven emprendedor.

Sección Empresas | Cinco Días

El impresionante ataque de furia de Sean Penn contra el novio de su hija en la vía pública

El actor, acompañado por su ex esposa Robin Wright, tuvo una fuerte discusión en Brooklyn con Jimmy Giannopoulos. Ella rompió en llanto.

El actor ganador del Oscar Sean Penn (56), según recoge Infobae, fue capturado por los paparazzi en una acalorada discusión con el novio de su hija Dylan en las calles de Brooklyn, Nueva York.–El ataque de furia de Sean Penn contra el novio de su hija en la vía pública--.

Penn, acompañado por su ex esposa Robin Wright, agredió verbalmente al músico Jimmy Giannopoulos. El tenso momento provocó que la actriz de House of Cards rompiera en llanto.

Periodista Digital TV – RSS Feed

La OCDE pide a España un plan contra la pobreza laboral

“El FMI da la bienvenida a una impresionante recuperación económica, a una intensa creación de empleo y a una corrección sustancial de los desequilibrios”. Con esta frase se iniciaba el último informe del Fondo sobre la economía española, hecho público a finales de enero, en el que volvía a reclamar, como lo suele hacer casi siempre, más reformas estructurales, más subidas de impuestos y profundizar en la flexibilidad del mercado laboral.Esta mañana le ha tocado el turno a la OCDE, que ha presentado su informe España 2017, en el que los argumentos son muy similares a los del FMI, aunque con un matiz: la organización dirigida por el mexicano Ángel Gurría sí alerta sobre los efectos de una recuperación que ha incrementado la desigualdad y la pobreza entre los españoles, en especial a través de la devaluación de los salarios y de la generalización de los trabajos temporales y a tiempo parciall. La recuperación de la economía española, en marcha desde 2013, ha sido una de las más sólidas de la OCDE. Es probable que se consiga un ritmo de crecimiento económico superior al 2% anual en el corto plazo”, subraya el informe, que apunta varios retos para los próximos años.

El primero es el de la corrección de la desigualdad. “La crisis ha dejado cicatrices que menoscaban el bienestar, siendo las más visibles unos niveles todavía muy elevados de desempleo, pobreza y desigualdad. Es fundamental que España consiga incorporar a un mayor número de personas al mercado de trabajo, pero también debe centrarse en la calidad del empleo para asegurarse de que las ventajas del crecimiento se comparten en mayor medida entre la población y para crear mejores oportunidades para las generaciones futuras. El mercado de trabajo se caracteriza por contar con una elevada proporción de trabajadores temporales, fundamentalmente jóvenes y empleados con sueldos bajos. Los jóvenes y los trabajadores con baja cualificación son quienes más sufren el desempleo, al tiempo que existen unos niveles muy elevados de desempleo de larga duración. Estos factores corren el riesgo de afianzar las desigualdades, incidiendo negativamente en el crecimiento futuro y en la cohesión social”, remarca.

Como solución a este problema, la OCDE propone hacer indefinida la exención del pago de cotizaciones a la Seguridad Social por los primeros 500 euros de salario de los nuevos contratados de forma indefinida. “El Gobierno debería otorgar un carácter indefinido a este recorte de las contribuciones a la seguridad social para las empresas, además de restringirlo a los trabajadores de baja cualificación”, remarca el texto.Otro ámbito de actuación es el de las políticas pasivas de empleo. En este capítulo propone una revolución en el caso de la renta mínima de inserción, la prestación que reciben aquellas personas que han dejado de cobrar el paro y no perciben otra ayuda. Deben replantearse los programas para combatir la pobreza y hacerlos más efectivos, y ha de incrementarse tanto su alcance como la cuantía de las ayudas, en especial en el caso de familias pobres con niños. Y lo que es aún más importante, las prestaciones deben estar estrictamente supeditadas a la búsqueda activa de empleo”. También reclama que las prestaciones sociales para los desempleados se retiren de forma gradual a medida que la persona se incorpora al mercado de trabajo, en lugar de hacerlo por completo en el momento en el que es dado de alta, “para que no se menoscaben los incentivos económicos para trabajar”.

Al igual que el FMI, la OCDE incide en que una de las prioridades en el mercado laboral es atacar la dualidad entre temporales e indefinidos. Si bien considera que la reforma laboral de 2012 estuvo bien encaminada, con la limitación de concatenación para los contratos temporales, la rebaja de la indemnización para indefinidos y las bonificaciones para las conversiones, el organismo presidido por Ángel Gurría constata que la incertidumbre que rodea las decisiones tomadas por los tribunales laborales sigue siendo elevada y muchas empresas siguen optando por aceptar desde el inicio que el despido sea considerado improcedente aunque resulte más costoso. “A pesar de la reforma, la proporción de los trabajos temporales con respecto al conjunto del empleo se mantiene firme en torno al 25% y la duración de los contratos es a menudo muy reducida”.

También apunta otra razón que justificaría esta dualidad. “Los costes del despido de un trabajador indefinido siguen siendo significativamente más altos que los de un trabajador temporal. Tal y como se recomendaba en el Estudio Económico de la OCDE de España de 2014, si existiera una mayor convergencia en los costes de despido de los contratos indefinidos y temporales, se podría reducir aún más la dualidad existente”.

El segundo eje del informe es el de la consolidación fiscal. “Teniendo en cuenta que el nivel de deuda pública se sitúa en torno al 100% del PIB y el déficit sigue en valores cercanos al 5%, el margen de expansión fiscal es limitado, de manera que las nuevas medidas de gasto deberán tener un perfil fiscal lo más neutral posible”. Dicho de otra manera, que toda medida de incremento del gasto debería ir acompaña de otra de aumento de los ingresos.

¿Hay margen para seguir elevando la presión fiscal? Para la OCDE sí lo hay y especialmente en el IVA. Las exenciones y los tipos reducidos menoscaban de manera significativa los ingresos por IVA y constituyen el principal factor de la escasa eficiencia de la recaudación por IVA en España”, resalta el informe. Así reclama que se revisen todas las exenciones que benefician a la población con más ingresos. De esta advertencia quedan al margen los alimentos básicos, que cuentan con un IVA reducido.

Pero también existen posibilidades de elevar la recaudación en el IRPF y en los impuestos medioambientales. En el primer caso apunta a que la deducción por compra de vivienda habitual es un beneficio fiscal “especialmente regresivo”, ya que tiende a beneficiar a los hogares con rentas más elevadas y supondrá un coste de 1.200 millones para las arcas públicas este ejercicio.

España cuenta con un margen de actuación considerable para conseguir que su sistema tributario resulte más respetuoso con el medio ambiente, ya que los ingresos por impuestos ambientales en proporción al PIB son bajos en comparación con la mayoría de países de la OCDE”. Con esta frase justifica su petición de subir todos los tributos verdes, en especial los ligados a los hidrocarburos, algo que el Ejecutivo no se atrevió a hacer en su última gran reforma tributaria, en la que subieron alcohol y tabaco entre los impuestos especiales.. El informe sugiere elevar la tributación del gasóleo a la de la gasolina e incluso llevarla por encima para incluir todos los costes ligados a las emisiones. Solo con la equiparación tributaria de ambos combustibles, el impacto en los ingresos, según este organismo, sería de 1.400 millones de euros.

Sección Economía | Cinco Días