Esta escuela prohíbe usar el teléfono móvil a sus alumnas

La imagen de muchachos adolescentes con la mirada absorta, haciendo volar sus pulgares a toda velocidad sobre la pantalla de su teléfono móvil se ha convertido en un retrato habitual de patios de colegio en todo el mundo.

Pero en Stroud High School, una escuela femenina en Gloucester, al oeste de Inglaterra, esa estampa pronto será muy diferente, según recoge Lucía Blasco en BBC Mundo.–La escuela que obliga a sus alumnas a desintoxicarse digitalmente y les prohíbe usar el teléfono móvil–.

Las autoridades de este colegio selectivo inglés, en el que estudian cerca de 900 alumnas de 11 a 18 años, han decidido tomar cartas en un asunto que consideran preocupante restringiendo el uso del celular y las redes sociales entre sus alumnas.

A partir de septiembre, cuando las niñas regresen de su descanso estival, entrarán en vigor las nuevas normas:

Nada de teléfonos móviles para quienes tienen entre 11 y 14 años (del curso 7 al 9) durante toda la jornada escolar. Si los padres quieren que lo usen en su trayecto para ir y volver a la escuela, deberán apagarlo y dejarlo en su mochila o taquilla al entrar en el colegio. Tampoco pueden llevar wearables (como pulseras inteligentes).
Los teléfonos móviles pueden usarse 1 hora durante el almuerzo para las de 14 a 16 (del curso 10 al 11), el resto del tiempo deben estar apagados y guardados en la mochila o taquilla. Nada de wearables.
Los celulares están permitidos en los últimos años opcionales de la escuela secundaria (6th Form) durante el día, pero no pueden usarse durante las clases, a no ser que tengan un permiso especial del profesor para su aprendizaje.

Los estudios de los últimos dos años sobre los efectos perjudiciales del uso excesivo de la tecnología y las redes sociales en la salud mental y el bienestar de los jóvenes es muy significativo,

le dice a BBC Mundo Cindy Pride, subdirectora de la escuela.

Pero lo que más influyó en nuestra decisión fue nuestra propia investigación con nuestros estudiantes. Después de todo, ellas son las jóvenes que más nos preocupan.


“Un grito de ayuda”

Según la encuesta que elaboró la escuela, el 72% de las alumnas dijo que necesita comprobar o responder a las redes sociales constantemente. Y el 49% declaró que necesitaba sentir que controla su uso.

Si eso no es un grito de ayuda, no sé qué puede ser. Quieren tener más control, pero salta a la vista que no saben cómo hacerlo. Teníamos que intentar ayudarlas,

dice Price.

La escuela es un lugar para aprender, divertirse, participar en una gran variedad de actividades extraescolares, hacer amistades de verdad y no perder tiempo en las redes sociales hablando a través de Snapchat o Instagram.

Pride dice que decidieron incluir también las pulseras inteligentes y otros dispositivos wearable (que se llevan puestos) porque “es imposible decir sólo con mirarlos en cuáles de ellos pueden recibir mensajes y alertas de redes sociales”.

Una de las principales preocupaciones, además de la adicción a las plataformas sociales, es la obsesión de algunas alumnas con aplicaciones para bajar de peso contando calorías.

Pero esta no es la primera vez que Stroud High School introduce medidas polémicas para limitar el uso de la tecnología.

Desintoxicación digital y campaña “antisexting”

En enero hicimos una desintoxicación digital y les pedimos a nuestros estudiantes, padres, personal y directivos que dejaran de usar las redes sociales durante una semana,

cuenta Pride.

Participaron más de 400 personas y reunimos más de US$ 1200 para Teens in Crisis, una organización que ayudar a adolescentes con problemas de salud mental. Fue un descubrimiento y muchos de los participantes nos dijeron que habían dormido mejor, estaban menos cansados y trabajaban mejor.

Los primeros dos días fue extraño, pero al final de la semana no eché de menos las redes sociales,

le dijo al diario inglés The Guardian Jess Hourston, una alumna de 16 años.

Jess dice que su rendimiento académico también mejoró por no estar usando Snapchat todo el tiempo y que esa semana trabajó mejor que cualquier otra, durmió ocho horas cada día y se despertó sintiéndose mejor, lo cual le resultó “chocante”.

La escuela también tomó medidas para ayudar a sus alumnas a “tomar control de sus vidas” con la “campaña antisexting y antipornografía” que lanzó el 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Para ello, envió una carta a los padres y un enlace con una carta abierta que las niñas pueden usar como una “coraza” si se ven acosadas para enviar fotos sexuales u otras actividades con las que se sientan incómodas, dice la subdirectora del instituto.

“Por su propio interés”

En cuanto a las reacciones sobre las nuevas medidas, que entrarán en vigor en septiembre, Pride dice que “curiosamente, las niñas apenas reaccionaron” y asegura que está “convencida de que se dieron cuenta de que, aunque les cueste acostumbrarse, es por su propio beneficio”.

Tal y como les expliqué a las alumnas, no vamos a hacer nada que no sea por su propio bien y estoy segura de que ellas lo tienen en cuenta.

Mark McShane, director de la institución, está de acuerdo.

Creemos que la tecnología juega un papel fundamental en nuestra comunidad, pero debemos estar seguros de que sirve para mejorar nuestras vidas
Mark McShane, director de Stroud High School

Pasamos mucho tiempo este año analizando el impacto de la tecnología móvil en la salud de los jóvenes,

le contó a BBC Mundo.

Desde luego, creemos que la tecnología juega un papel fundamental en nuestra comunidad escolar, pero debemos estar seguros de que sirve para mejorar nuestras vidas,

agrega.

Ciertamente, el colegio que dirige McShane abraza la tecnología en muchos sentidos: las aulas cuentan con pizarras interactivas, hay equipos multimedia, sistemas para hacer conferencias audiovisuales e incluso un paseo virtual por las instalaciones que puede verse a través de su página web.

Sin embargo, en lo que respecta al uso de los celulares, su actitud es bastante diferente.

Hay muchos estudios e investigaciones que muestran un vínculo entre el declive del bienestar entre los adolescentes como resultado del uso de teléfonos móviles y redes sociales,

dice McShane.

Queremos que las más jóvenes puedan disfrutar de la escuela -por eso les prohibimos los celulares- y que las más mayores sean capaces de controlar mejor sus vidas digitales -por eso queremos que limiten su uso en el colegio.

 

Periodista Digital TV – RSS Feed

El crédito a la pyme está en internet

Hace tres años que José Andrés Santiago logró sacar a su empresa del concurso de acreedores. A pesar de que su negocio marcha bien, hasta ahora no ha conseguido que los mismos bancos que le sugirieron acogerse a este proceso le presten un solo euro para financiar circulante. Así que cuando unos amigos le hablaron del crowdlending, se dijo a sí mismo “¿Y por qué no?”.

La coincidencia en el tiempo de la peor caída del crédito en 50 años y el surgimiento de una nueva generación de financieras tecnológicas, más ágiles y dispuestas que las entidades tradicionales, ha llevado a que cada vez más pymes se hagan esa pregunta. En el caso de Industrial Blansol, compañía familiar que dirige Santiago, fue providencial.

“Los bancos siempre dicen que cuanto antes te acojas al concurso es mejor, que ellos son los primeros interesados en que les pagues y que, después, te ayudarán, pero no es cierto. La dura realidad es que, a las empresas que han tenido la desgracia de pasar por una reestructuración, no les dan ni agua”, se queja este empresario de 50 años. “Ellos gestionan mirando el retrovisor. Las fintech, en cambio, lo hacen mirando hacia adelante”, opina.

Industrial Blansol fabrica en Cantabria y Barcelona tuberías de plástico, el 60% de las cuales exporta a más de 30 países, aunque sus principales mercados son Francia y Marruecos. La compañía, con 62 años de vida, acababa de invertir 30 millones de euros en una nueva fábrica cuando sobrevino la crisis, en 2008. Como muchas otras empresas dependientes de la construcción, no pudo resistir el colapso del sector y en el verano de 2013 se declaró en concurso.

Salió a flote un año después, pero se topó con la indiferencia de los bancos. Ninguno ha querido prestarle el dinero que necesita para cubrir el desfase de 60 días entre el cobro de sus facturas y el pago anticipado a sus proveedores. “Se trata de financiación a corto plazo, que entraña muy poco riesgo porque nuestras ventas están cubiertas por aseguradoras de crédito y nuestros clientes tienen buena trayectoria. Y aun así, se niegan”, asegura Santiago.

Blansol encontró la salvación en MyTripleA, una web que canaliza fondos de pequeños inversores y prestamistas a pymes y autónomos, con la que lleva dos años trabajando. “Estamos contentos. Sus tipos de interés son más altos que los de los bancos, pero son más flexibles y, si no tienes alternativa, te pueden salvar la vida”, añade.

MyTripleA, Spotcap, Lendico, Iwoca, Lendix…, en los últimos años han aparecido multitud de webs que contactan a pequeños inversores en busca de una alternativa a la exigua rentabilidad de los depósitos a plazo, con emprendedores, pymes y autónomos a los que la banca ha cerrado las puertas. También existen otras, como Excelend y Zank, que intermedian solo entre particulares.

Pero todas tienen en común el que no cuentan con una red de sucursales, normalmente están especializadas en un servicio concreto (préstamos, pagos, divisas, asesoramiento…) y utilizan Internet para relacionarse con sus clientes. “Metafóricamente, es el equivalente a la aparición de nuevas especies en un entorno vital cambiante”, afirma Ricardo Palomo, catedrático de Economía financiera de la Universidad CEU San Pablo.

En esencia, lo que estas financieras tecnológicas hacen es servir de puente entre iguales y, por eso, también se las conoce como plataformas peer to peer. De acuerdo con la modalidad de financiación que faciliten, sus operaciones reciben el nombre de equity crowdfunding, cuando canalizan pequeñas cantidades de multitud de pequeños inversores a cambio de una participación en el accionariado de la empresa, y crowdlending cuando el dinero se presta a cambio de un rédito.

Dependiendo del servicio y modelo de negocio, operan con autorización del Banco de España, la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) o ambos, pero en ningún caso están sujetas a regulación bancaria porque no intermedian ahorros del público sino fondos de inversores. Su marco normativo es la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial.

La norma establece el importe máximo que una empresa puede captar a través de estas plataformas: dos millones de euros por préstamo si el dinero se reúne con aportaciones de inversores aficionados y profesionales, o cinco millones si participan exclusivamente esos últimos. En el caso de MyTripleA, el crédito medio es de 80.000 euros a 18 meses.

A pesar de que no gastan demasiado en infraestructura ni personal, sus tipos de interés son más altos que los de los bancos porque sus recursos proceden de inversores privados, que exigen una rentabilidad mayor. Iwoca, por ejemplo, cobra una media del 3,5%, y MyTripleA, del 6%, aunque, según Excelend, la media del sector para empresas sin garantías varía entre el 5,25% y 5,75% dependiendo del importe y riesgo de cada operación.

“Ahora bien, no hay que fijarse solamente en la tasa de interés porque, a diferencia de los bancos, no obligamos a los clientes a contratar servicios adicionales como tarjetas de crédito, planes de pensiones o seguros, los que al final terminan encareciendo el producto”, defiende Sergio Antón, cofundador de MyTripleA.

En cuanto a las garantías para el inversor, Antón señala que, si bien los préstamos no están provisionados como en el caso de la banca –“cada inversor asume su riesgo y cobra una rentabilidad”–, la plataforma ofrece la posibilidad de invertir en operaciones avaladas por sociedades de garantía recíproca que, de producirse un impago, responden por los intereses y el capital pendiente.

Según Lendix, en el próximo lustro, las plataformas de crowdlending moverán en España más de 2.000 millones de euros en préstamos a empresas, el equivalente al 2% del total. Para José Andrés Santiago, más allá del crecimiento de estas nuevas financieras, lo que está en cuestión es la función de las entidades bancarias: “Si después de haber sido rescatadas con ayudas públicas, no quieren transmitir el dinero de los depositantes a las empresas ni asumir riesgos, para qué las queremos”.

Sección Mercados | Cinco Días

El aterrador detalle que esconde esta fotografía antigua

A simple vista parece que no hay nada raro, pero al observarla se descubre algo inquietante.

Una fotografía con 116 años de antigüedad y un detalle que estremece. El medio norirlandés Belfast Live mostró la imagen, según recoge el canal de Youtube Noticias y algo más, tomada en 1900, que fue capturada en Irlanda del Norte y muestra a un grupo de mujeres que trabajaban en las empresas molineras de la ciudad de Belfast.

Periodista Digital TV – RSS Feed