Wallapop y Ironhack ofrecen becas para que haya más mujeres programadoras

En la última edición del Mobile World Congress, recientemente celebrada en Barcelona, volvió a ponerse en evidencia la escasa presencia de mujeres en la industria tecnológica. Y los datos manejados por la Comisión Europea así lo atestiguan: sólo un 30% de los siete millones de personas que trabajan en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son mujeres.

A un día de que se celebre el Día Internacional de la Mujer y con el objetivo de contribuir a cambiar esa situación, Wallapop, la popular app de la compraventa geolocalizada de segunda mano, e Ironhack, una de las principales escuelas internacionales de programadores, han anunciado hoy un programa de captación de talento de mujeres.

A través de esta iniciativa ofrecerán becas de formación en programación web y diseño web y móvil y desarrollo web por valor de 200.000 euros. En concreto, otorgarán 10 becas completada de 6.500 euros cada una y 90 becas parciales de 1.500 euros. Unas ayudas que están destinadas a mujeres con perfil tecnológico interesadas en el área de la programación.

“La oferta de trabajos en el sector tecnológico está creciendo muchísimo, pero la incorporación de la mujer en estos puestos no está creciendo al mismo ritmo”, afirma Gemma Escribano, directora de marketing de Wallapop. “Cada vez la brecha entre mujeres y hombres en este sector será más grande si no se empiezan a tomar medidas. Con estas becas queremos contribuir a incrementar el número de mujeres especializadas en esta parte de la tecnología y fomentar su presencia no solo en Wallapop, sino en otras empresas del sector”, añade.

El cofundador de Ironhack, Gonzalo Manrique, cuenta que el objetivo de estas becas es es formar a más mujeres programadoras. “Es evidente que los centros tradicionales de formación y la industria tecnológica están fallando para atraer a las mujeres al mundo del desarrollo y del diseño”, añaden ambas compañías a través de un comunicado. Por ello, añaden desde Ironhack, “hemos convertido el fomento de la presencia de la mujer en el mundo de la tecnología en uno de nuestros pilares, con diferentes iniciativas dentro y fuera de la empresa”.

Una de estas iniciativas es precisamente la puesta en marcha de un programa de becas de la mano de empresas tecnológicas de primer nivel. Ironhack, con centros en Madrid, Barcelona y Miami, llevó a cabo su primera acción de este tipo en EE UU junto a Uber en diciembre de 2016. Debido a su éxito, señalan, han decidido traer la iniciativa a España, con otro socio “de lujo”, Wallapop. La popular aplicación de ecommerce será la puerta de entrada de esta iniciativa, que se mostrará a todas sus usuarios (a través de un mensaje al acceder a la app) desde el 8 al 22 de marzo de 2017.Las mujeres interesadas pueden inscribirse rellenando el formulario que encontrarán en https://www.ironhack.com/es/curso-programacion-web/wallapop.

Las becas de Ironhack cubrirán un curso de programación, que se impartirá de manera intensiva durante 9 semanas y que formará a las alumnas en tecnologías como JavaScript, Mongo, Node.JS y AngularJS, las mismas tecnologías que se están utilizando para crear productos como Wallapop, Spotify o Netflix. “Con esta formación las candidatas [que no requieren ninguna formación académica o especialización previa; solo deben ser mayores de edad] completan su perfil tecnológico y esto favorece su inserción en el mundo laboral”, explica Gemma Escribano.

Actualmente, Ironhack cuenta con un ratio de empleabilidad del 91,4% en los primeros tres meses de finalización de los cursos, con una media salarial de 23.600 euros, según datos facilitados por la compañía. Los alumnos de Ironhack trabajan en compañías como Google, Telefónica, Cabify, Magic Leap, King, El Corte Inglés, Jobandtalent, minube, Tuenti, Wuaki y Amadeus.

Sección Tecnología | Cinco Días

Más viudas que jubiladas

La Seguridad Social paga actualmente 2,17 millones de pensiones de viudedad a mujeres y 2,16 millones de pensiones de jubilación a trabajadoras ya retiradas. En concreto, según los últimos datos de la nómina de las pensiones a 1 de marzo, hechos hoy públicos por el Ministerio de Empleo, el sistema abona 15.000 prestaciones de viudedad más que de jubilación a mujeres.

Según las cifras conocidas hoy, la pensión media de jubilación que cobran las trabajadoras retiradas es de 774,92 euros mensuales mientras que la prestación media de viudedad asciende a 657,53 euros al mes. Si bien hay que precisar que un buen número de perceptoras de pensiones reciben ambos tipos de prestación. Así lo indican los datos oficiales que señalan que se pagan 9.459.746 pensiones de todo tipo a 8.598.985 pensionistas, lo que significa que aproximadamente un millón de personas compatibilizan dos tipos de prestación y la inmensa mayoría son mujeres.

No obstante, este reparto, que ha sido históricamente así por la tardía incorporación de la mujer al mercado laboral, que en España no se produjo con más intensidad hasta los años ochenta, está a punto de darse la vuelta, lo que será un síntoma más de normalización del mercado de trabajo.

De hecho, hace diez años, la Seguridad Social pagaba casi 400.000 pensiones de viudedad más que de jubilación a mujeres y este desequilibrio se ha ido acortando hasta llegar a la situación de hoy por la citada incorporación de las mujeres al mundo laboral.

Sin embargo, el hecho de que la esperanza de vida femenina sea mayor que la masculina hace que este efecto no tenga igual impacto en las pensiones de los hombres. Así, mientras hace diez años se pagaban 3,17 pensiones de jubilación a hombres y 151.269 de viudedad, en la actualidad apenas se han incrementado estas últimas prestaciones entre los hombres; ahora el sistema abona 3,62 pensiones de jubilación a trabajadores retirados y 178.908 a viudos.

En el actual debate público para la reforma del sistema de pensiones el Gobierno puso encima de la mesa la posibilidad de estudiar que las pensiones menos contributivas –en clara referencia a las de viudedad y orfandad– pasasen a financiarse con impuestos en lugar de con cotizaciones sociales, que es como se costean en la actualidad. Este cambio de financiación ahorraría unos 24.000 millones de euros anuales a la Seguridad Social que, sin embargo, obligaría a aumentar la recaudación de impuestos generales para hacerles frente.

Aunque, dicho esto, los futuros cambios de la pensión de viudedad podrían no quedarse en el origen de su financiación. Durante las comparecencias de expertos en Seguridad Social que se están produciendo en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que prepara la reforma del sistema, varios de ellos han propuesto una reforma más a fondo de esta prestación para adecuarla a la nueva realidad social, en la que las mujeres se han incorporado de forma generalizada al mercado laboral.

Alguna de estas reformas para la viudedad apuntadas en el seno de la comisión parlamentaria van en la dirección de igualar esta prestación a las de otros países europeos como Francia o Alemania, donde las pensiones de viudedad son incompatibles con determinado nivel de rentas salariales o son temporales durante los dos primeros años tras la muerte del cónyuge y luego se revisa la condición salarial del perceptor.

Así, recientemente el presidente de la consultora de protección social Novaster, Diego Valero, que también ha pasado por la comisión del Pacto de Toledo, se preguntó muy gráficamente si, por ejemplo, una presidenta de una empresa del Ibex necesita cobrar una pensión de viudedad, para concluir que en su opinión la respuesta es que no.

 

 

Sección Economía | Cinco Días

Más críticas a las ayudas para darse de alta como autónomo

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) aboga por poner en marcha más ayudas finalistas y exenciones dirigidas a la generación de empleo, en lugar de proponer más subvenciones para el desarrollo y consolidación del empleo autónomo. Una nueva valoración negativa para el actual sistema de tarifa plana, que apoya el alta de nuevos trabajadores por cuenta propia, pero que impide su desarrollo una vez que se acaban las subvenciones iniciales.

ATA se suma así a otras críticas recientes, como la de Inés Mazuela, secretaria general de UPTA en Andalucía. Mazuela recuerda que una buena parte de los autónomos que se han beneficiado de la tarifa plana, no pueden continuar cuando se terminan las bonificaciones.

Pan para hoy, hambre para mañana

Según informa Europa Press, el Presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha señalado que las subvenciones “son pan para hoy y hambre para mañana” y pueden ser adecuadas para un momento puntual, pero que, en realidad, cuando se terminan “al final no generan nada”.

Amor ha subrayado que las pymes que nacen de la subvención fracasan y “es complicado que una empresa que se monta al hilo de una subvención pueda desarrollarse y consolidarse en el tiempo”. A su juicio, es incomprensible que en Andalucía la tarifa plana sólo se mantenga durante los primeros seis meses de actividad, mientras que en Madrid pueda prolongarse hasta dos años.

En este sentido, ha resaltado que la tarifa plana ha ayudado, por ejemplo, a 200.000 autónomos andaluces, de los que el 65% siguen en la actividad. Además, de esos autónomos que se han acogido a la tarifa plana, en torno a 60.000 desarrollaban su actividad sin estar dados de alta en la Seguridad Social, por lo que se trata de una medida que sirve para hacer aflorar la economía sumergida.

Así, Amor aboga por otro tipo de medidas más finalistas o exenciones fiscales para la contratación, así como ayudas que faciliten la competitividad e innovación de las empresas. Amor ha puesto de manifiesto la dificultad que existe para generar empleo en España, por ser un país en el que los costes laborales siguen siendo muy elevados.

En su opinión, se deben potenciar las ayudas o exenciones fiscales en las cotizaciones sociales, ya que ello facilita la generación de empleo, y cuando empleo hay actividad, cuando hay actividad hay consumo y cuando hay consumo hay bienestar social. El representante de ATA ha recordado que sólo en Andalucía hay 500.000 autónomos y, que si cada uno de ellos contratara a una persona, se acabaría con un tercio de los desempleados andaluces.

Noticias más vistas | Cinco Días