Esta escuela prohíbe usar el teléfono móvil a sus alumnas

La imagen de muchachos adolescentes con la mirada absorta, haciendo volar sus pulgares a toda velocidad sobre la pantalla de su teléfono móvil se ha convertido en un retrato habitual de patios de colegio en todo el mundo.

Pero en Stroud High School, una escuela femenina en Gloucester, al oeste de Inglaterra, esa estampa pronto será muy diferente, según recoge Lucía Blasco en BBC Mundo.–La escuela que obliga a sus alumnas a desintoxicarse digitalmente y les prohíbe usar el teléfono móvil–.

Las autoridades de este colegio selectivo inglés, en el que estudian cerca de 900 alumnas de 11 a 18 años, han decidido tomar cartas en un asunto que consideran preocupante restringiendo el uso del celular y las redes sociales entre sus alumnas.

A partir de septiembre, cuando las niñas regresen de su descanso estival, entrarán en vigor las nuevas normas:

Nada de teléfonos móviles para quienes tienen entre 11 y 14 años (del curso 7 al 9) durante toda la jornada escolar. Si los padres quieren que lo usen en su trayecto para ir y volver a la escuela, deberán apagarlo y dejarlo en su mochila o taquilla al entrar en el colegio. Tampoco pueden llevar wearables (como pulseras inteligentes).
Los teléfonos móviles pueden usarse 1 hora durante el almuerzo para las de 14 a 16 (del curso 10 al 11), el resto del tiempo deben estar apagados y guardados en la mochila o taquilla. Nada de wearables.
Los celulares están permitidos en los últimos años opcionales de la escuela secundaria (6th Form) durante el día, pero no pueden usarse durante las clases, a no ser que tengan un permiso especial del profesor para su aprendizaje.

Los estudios de los últimos dos años sobre los efectos perjudiciales del uso excesivo de la tecnología y las redes sociales en la salud mental y el bienestar de los jóvenes es muy significativo,

le dice a BBC Mundo Cindy Pride, subdirectora de la escuela.

Pero lo que más influyó en nuestra decisión fue nuestra propia investigación con nuestros estudiantes. Después de todo, ellas son las jóvenes que más nos preocupan.


“Un grito de ayuda”

Según la encuesta que elaboró la escuela, el 72% de las alumnas dijo que necesita comprobar o responder a las redes sociales constantemente. Y el 49% declaró que necesitaba sentir que controla su uso.

Si eso no es un grito de ayuda, no sé qué puede ser. Quieren tener más control, pero salta a la vista que no saben cómo hacerlo. Teníamos que intentar ayudarlas,

dice Price.

La escuela es un lugar para aprender, divertirse, participar en una gran variedad de actividades extraescolares, hacer amistades de verdad y no perder tiempo en las redes sociales hablando a través de Snapchat o Instagram.

Pride dice que decidieron incluir también las pulseras inteligentes y otros dispositivos wearable (que se llevan puestos) porque “es imposible decir sólo con mirarlos en cuáles de ellos pueden recibir mensajes y alertas de redes sociales”.

Una de las principales preocupaciones, además de la adicción a las plataformas sociales, es la obsesión de algunas alumnas con aplicaciones para bajar de peso contando calorías.

Pero esta no es la primera vez que Stroud High School introduce medidas polémicas para limitar el uso de la tecnología.

Desintoxicación digital y campaña “antisexting”

En enero hicimos una desintoxicación digital y les pedimos a nuestros estudiantes, padres, personal y directivos que dejaran de usar las redes sociales durante una semana,

cuenta Pride.

Participaron más de 400 personas y reunimos más de US$ 1200 para Teens in Crisis, una organización que ayudar a adolescentes con problemas de salud mental. Fue un descubrimiento y muchos de los participantes nos dijeron que habían dormido mejor, estaban menos cansados y trabajaban mejor.

Los primeros dos días fue extraño, pero al final de la semana no eché de menos las redes sociales,

le dijo al diario inglés The Guardian Jess Hourston, una alumna de 16 años.

Jess dice que su rendimiento académico también mejoró por no estar usando Snapchat todo el tiempo y que esa semana trabajó mejor que cualquier otra, durmió ocho horas cada día y se despertó sintiéndose mejor, lo cual le resultó “chocante”.

La escuela también tomó medidas para ayudar a sus alumnas a “tomar control de sus vidas” con la “campaña antisexting y antipornografía” que lanzó el 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Para ello, envió una carta a los padres y un enlace con una carta abierta que las niñas pueden usar como una “coraza” si se ven acosadas para enviar fotos sexuales u otras actividades con las que se sientan incómodas, dice la subdirectora del instituto.

“Por su propio interés”

En cuanto a las reacciones sobre las nuevas medidas, que entrarán en vigor en septiembre, Pride dice que “curiosamente, las niñas apenas reaccionaron” y asegura que está “convencida de que se dieron cuenta de que, aunque les cueste acostumbrarse, es por su propio beneficio”.

Tal y como les expliqué a las alumnas, no vamos a hacer nada que no sea por su propio bien y estoy segura de que ellas lo tienen en cuenta.

Mark McShane, director de la institución, está de acuerdo.

Creemos que la tecnología juega un papel fundamental en nuestra comunidad, pero debemos estar seguros de que sirve para mejorar nuestras vidas
Mark McShane, director de Stroud High School

Pasamos mucho tiempo este año analizando el impacto de la tecnología móvil en la salud de los jóvenes,

le contó a BBC Mundo.

Desde luego, creemos que la tecnología juega un papel fundamental en nuestra comunidad escolar, pero debemos estar seguros de que sirve para mejorar nuestras vidas,

agrega.

Ciertamente, el colegio que dirige McShane abraza la tecnología en muchos sentidos: las aulas cuentan con pizarras interactivas, hay equipos multimedia, sistemas para hacer conferencias audiovisuales e incluso un paseo virtual por las instalaciones que puede verse a través de su página web.

Sin embargo, en lo que respecta al uso de los celulares, su actitud es bastante diferente.

Hay muchos estudios e investigaciones que muestran un vínculo entre el declive del bienestar entre los adolescentes como resultado del uso de teléfonos móviles y redes sociales,

dice McShane.

Queremos que las más jóvenes puedan disfrutar de la escuela -por eso les prohibimos los celulares- y que las más mayores sean capaces de controlar mejor sus vidas digitales -por eso queremos que limiten su uso en el colegio.

 

Periodista Digital TV – RSS Feed

En guerra por el pago móvil

“Cuando vayas a comprar, Twyp Cash. Los puntos donde sacar efectivo sin comisiones, ¡pop!, aparecen donde nunca hubieras imaginado”, reza la contagiosa campaña de ING para dar a conocer su aplicación móvil de pago y retiro de dinero (150 euros máximo), animada con la popular canción ochentera Karma Chameleon del británico Boy George, en alusión al cambio de hábito.

La banca española, los fabricantes de telefonía, los gigantes de Internet, las multinacionales de tarjetas de crédito y empresas de tecnología financiera (fintech) están inmersas en una “guerra de wallets”, afirma Javier Rodríguez, profesor de EAE Business School.

En una lucha por crear monederos virtuales, que incluyan las tarjetas de crédito y débito de los usuarios, para compras y pagos de bienes y servicios, o que efectúen transacciones entre particulares o comercios, con independencia del banco al que pertenezca o del sistema operativo que utilice. El móvil será el medio de pago del futuro por excelencia y por eso las entidades se lanzaron de lleno en 2016 hacia esta batalla.

“Es la evolución natural, todos llevamos un dispositivo en el bolsillo. Antes pagábamos en efectivo y ahora lo más normal es comprar con tarjeta”, sostiene Rodríguez, que cita a Twyp Cash (221.205 usuarios y más de 2.000 operaciones diarias en 3.500 establecimientos) entre las plataformas más conocidas en España por la fuerte publicidad en los medios desde su lanzamiento el año pasado.

Si 2016 fue el año de llegada y expansión mundial de estas aplicaciones, 2017 será el de consolidación, opina Samsung. La consultora Gartner pronostica que los intercambios de dinero móvil representarán este año el 69% del total y PwC prevé que alcancen los 136.000 millones de euros en 2019, cuando en 2014 suponían solo 50.000 millones.

Actores líderes

Android Pay y Microsoft Wallet, por ahora solo operativos en Estados Unidos; Apple y Samsung Pay, recién aterrizados en España de la mano del Santander y CaixaBank, respectivamente; los monederos propios de la banca y las telecos, los ya conocidos BBVA y Vodafone Wallet o CaixaBank Pay, con entre dos y cinco años, y ahora Bizum, la solución universal del sector financiero español presentada en octubre pasado, son los principales jugadores. Además, Visa y Mastercard han lanzado etiquetas encriptadas para el pago sin contacto en datáfonos (sistemas TAP contactless) que se adhieren en el reverso de cualquier dispositivo o pulsera.

Sin embargo, “ninguna de ellas es aún líder indiscutible”, asevera Antonio Herráiz, director del programa de innovación y tecnología financiera del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), quien augura un crecimiento a doble dígito en cinco años. En España queda camino por recorrer, advierte Joaquín Ochoa, director de entidades financieras de Fujitsu.

Bizum, para pagos inmediatos cuenta a cuenta, es la gran apuesta del sector. Con apenas tres meses de funcionamiento, contabiliza más de 300.000 usuarios y 15 millones de euros en 338.000 transacciones. La plataforma integra 26 entidades, que representan el 95% del mercado. “Próximamente convergerá con una iniciativa similar a escala europea”, apunta Miguel Ángel Prieto, director de desarrollo de negocio de banca y seguros de Tecnocom.

Mientras que Samsung Pay registró en agosto de 2016 –último dato disponible– 100 millones de intercambios en siete de los ocho países en los que opera. Compatible en comercios con terminales contactless, como Cepsa, Repsol, Cervecería La Sureña, Mercadona, supermercados Dia e incluso con los del Museo del Prado. “Destaca El Corte Inglés, que se convertirá en el primer emisor de tarjetas privadas de España que ofrecerá integrar y pagar a través de nuestra aplicación”, dice la firma coreana.

En tanto, BBVA Wallet funciona ya en seis países, con siete millones de descargas (dos millones en España y 450.000 usuarios), y donde se puede también controlar el gasto, delimitar su uso al comercio electrónico, sacar dinero del cajero, etcétera.

En el Santander –que, al igual que Apple, no divulga aún estadísticas por su reciente salida– comentan que Apple Pay ha tenido “una buenísima recepción por parte de los clientes y una alta tasa de satisfacción”.

La aparición de las carteras digitales y cibertarjetas se consolida por el auge del comercio electrónico y la telefonía móvil, señala CaixaBank. También influye la demanda de unos jóvenes consumidores más digitales, según Antonio Herráiz. Pero en realidad es una cuestión económica. “El efectivo supone unos costes globales muy elevados, por el mantenimiento de billetes y monedas, la economía sumergida y el blanqueo de dinero que facilita”, explica Miguel Ángel Prieto. Por ejemplo, en países en desarrollo, con una población poco bancarizada e infraestructuras inapropiadas, se han convertido en la forma de pago mayoritaria, agrega.

Facilidades y riesgos

Los monederos pueden ser horizontales o abiertos –aún incipientes–, donde el usuario puede incluir tarjetas de diferentes bancos y ejecutarlo en cualquier dispositivo de un fabricante, como Passclub de la empresa Toro; verticales y cerrados, que admiten el plástico y sistema de un único banco y fabricante; u horizontales y cerrados, como Apple y Samsung, que, pese a que obligan a usar sus teléfonos, admiten las tarjetas de las entidades con las que han llegado a acuerdos. “La verdadera batalla estará en el valor añadido que proporcionen”, considera el directivo de Tecnocom.

Entre las ventajas: buena experiencia, comodidad, sencillez y rapidez (“con un solo gesto”); mayor trazabilidad de las operaciones, acceso a varios servicios (descuentos, promociones), control del gasto e historial de las compras. No obstante, los desafíos se centran en la ciberseguridad y privacidad. “Se requiere inversión para garantizar esos desembolsos”, cree IEB. Además de las limitaciones de batería y conexión a la Red, añade Fujitsu.

Dependerá también de la regulación, por detrás en la mayor parte de los casos; de la incorporación de terminales con capacidad para el reconocimiento de huellas y comunicación NFC (que permite el pago sin contacto a menos de 30 centímetros) y la mayor conciencia y confianza del consumidor. Con todo, el medio online es más seguro que el físico. “Es mucho más complicado hackear un sistema electrónico; incluso alerta ante robos”, indica el profesor de mobile marketing Javier Rodríguez.

Sección Mercados | Cinco Días

CaixaBank toma la delantera en el pago por móvil

Mejorar la experiencia de pago del usuario. Ese el objetivo final que ha llevado a CaixaBank a unirse a otras cuatro compañías tecnológicas para crear el primer hub de medios de pago en España. Este centro de innovación llevará el nombre de Payment Innovation Hub, estará ubicado en la ciudad de Barcelona y contará con una inversión inicial de cinco millones de euros en tres años.

La entidad financiera, que cuenta con 13,8 millones de clientes, unos activos de 347.927 millones de euros y una cuota de penetración del 29,5% en banca de particulares, se une en esta experiencia con otras empresas líderes en sus ámbitos. Así participan también Samsung, Visa, Global Payments, y Arval. “No hay ningún espacio ni en España, ni en Europa, donde se haya podido crear esta alianza”, ha señalado Juan Alcaraz, director general de CaixaBank, este jueves durante la presentación en la sede central de la entidad en Barcelona.

El espacio, cuya localización concreta definitiva todavía no está decidida, se nutrirá de personal de los diferentes socios de la iniciativa. El número de empleados y la inversión variará según la envergadura de los proyectos que estén en marcha. “Tenemos diferentes ubicaciones en la ciudad de Barcelona para poder hacer el proyecto, pero estamos pendientes de cerrar el contrato de alquiler. Nos gustaría poder empezar después del verano”, ha explicado Alcaraz.

La investigación del centro será en tres áreas: soluciones para el coche conectado, innovación para el ámbito doméstico y mejora de la experiencia de compra. “Alrededor del mundo hay muchas iniciativas, pero rara vez se ve esta colaboración entre multinacionales”, ha destacado Frank Young, vicepresidente senior de Global Payments. Su compañía, que mantiene una alianza estable con el banco catalán para los datafonos, dedicará una cincuentena de empleados para el centro de innovación.

El cliente financiero es cada vez más digital y apuesta más por el pago por móvil. En 2016, más de 5.000 millones de transacciones de Visa Europe se hicieron con tecnología sin contacto (contactless). “Cuanto más fácil es la experiencia del cliente a la hora de utilizar el móvil, más operaciones realiza”, ha asegurado Alcaraz. De acuerdo con los datos de la entidad financiera, un usuario que paga con el móvil realiza tres veces más operaciones que quien lo hace con la tarjeta tradicional de plástico.

España es uno de los países con mayor penetración de teléfonos inteligentes, lo que tendría que hacer despegar el pago por móvil, según los expertos. Por eso, fue uno de los primeros países donde Samsung lanzó su aplicación de pago Samsung Pay, que, de momento, puede usarse si el usuario tiene una tarjeta de CaixaBank, ImaginBank, Abanca o Sabadell.

La financiera Visa Europe ya cuenta con cinco centros de innovación propios en el continente, el último de ellos fue abierto en Londres en marzo. Pero ha destacado la cooperación como una nueva forma de trabajar de la multinacional de las tarjetas de crédito. “Una nueva manera de trabajar de Visa que es la colaboración”, ha afirmado Bertrand Sara, director general del sur de Europa de la compañía. Una afirmación que ha sido compartida por Victor Kim, director de Samsung Pay: “Hay un cambio global y es importante que todas las industrias cooperen de manera conjunta para ofrecer un producto mejor a los clientes”.

Sección Mercados | Cinco Días