El fondo GreenOak refuerza su cartera de oficinas en España

El fondo británico GreenOak sigue apostando por el inmobiliario español con una nueva adquisición. Acaba de cerrar por 25 millones de euros, según fuentes del mercado, la compra a la entidad suiza UBS del parque empresarial Vallsolana Garden Business Park, ubicado en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). La operación ha estado asesorada por Cushman & Wakefield.

El complejo cuenta con casi 20.000 metros cuadrados, en dos edificios de oficinas. Cada uno de estos inmuebles independientes cuenta con cuatro plantas. En esas instalaciones tienen sede empresas como Adidas, Everis y Eurofragance.

GreenOak suma estas oficinas a su cartera en España. El pasado año compró cuatro edificios en el parque empresarial Avalon a Santander, en el polígono de Julián Camarillo de Madrid.

Aunque su gran adquisición en una única operación la realizó también el pasado año al hacerse con el megacomplejo empresarial de Las Mercedes, junto al aeropuerto de Barajas. Ese parque cuenta con 78.000 metros cuadrados en nueve edificios. Pagó alrededor de 140 millones, según fuentes del sector, a Standard Life.

GreenOak además está preparando su segundo fondo inmobiliario específico en España, con una capacidad de inversión esperada de alrededor de 900 millones.

El edificio de Sant Cugat incluye servicios como pistas de pádel, gimnasio, sala de juego, auditorio y salón. Además, este parque empresarial dispone de alrededor de 400 plazas de aparcamiento. La tasa de ocupación actual del parque se sitúa en el 80%, según fuentes del sector.

Se trata de un parque empresarial situado en uno de los polos empresariales más potentes de Barcelona, en la ciudad de San Cugat, que atrae a numerosas compañías.

Sección Empresas | Cinco Días

Telefónica refuerza su caja con los dividendos de Brasil y Alemania

Brasil y Alemania volverán a situarse en 2017 entre los principales generadores de caja de Telefónica. Ambas filiales han comunicado sus planes de retribución al accionista, que pasan por nuevos aumentos. Este posicionamiento gana relevancia en el entorno actual, en el que la operadora ha acelerado con los planes para reducir deuda por la vía orgánica.

En este sentido, Telefónica Brasil explicó ayer que va a destinar un total de 4.100 millones de reales (unos 1.257 millones de euros) a retribución al accionista con cargo 2016, entre dividendos e interés de capital propio (una fórmula clásica de las empresas brasileñas). Estas remuneraciones deberán ser aprobadas por la junta de accionistas, y se abonarán a lo largo de este año.

Estas cifras suponen un payout de Telefónica Brasil durante el pasado año del 105,6% sobre el beneficio neto ajustado. En 2015, el dividendo y el interés del capital propio sumaron un total de 3.300 millones de reales. Según la operadora, el incremento interanual es del 24%.

Telefónica Brasil, que a final de 2016 estrenó consejero delegado con la llegada de Eduardo Navarro en sustitución de Amos Genish, está controlada en un 73% por la operadora española.

En términos operativos, el beneficio de Telefónica Brasil subió un 22,6%hasta 4.085 millones de reales (unos 1.252 millones de euros), en línea con las previsiones del mercado. Los ingresos operativos aumentaron un 0,9% hasta 42.508 millones de reales, mientras que el ebitda creció un 10,3% hasta 14.022 millones de reales. De igual forma, el ebitda anual aumentó un 10,3%, mientras que el margen creció en 2,8 puntos porcentuales hasta alcanzar el 33%.

La teleco insistió en las estrategias de control de los gastos. Así, Telefónica Brasil redujo los costes operativos un 3,2%, gracias a factores como los menores costes por la compra de contenidos televisivos, menos costes de energía y reducción de los gastos en los centros de atención al cliente.

A su vez, el capex de Telefónica Brasil disminuyó un 1,6%. En la conference call con analistas que siguió a la presentación de las cuentas, Eduardo Navarro explicó que ha optimizado la inversión a través de las sinergias obtenidas de la integración de GVT, empresa de banda ancha fija adquirida en la primavera de 2015. El ratio de capex frente a ingresos se situó en el 18,8%, 0,9 puntos menos.

En este caso, Telefónica Brasil destaca el récord en la captura de sinergias por esta integración. La firma apuntó que va a capturar al menos el 71% del valor neto presente (NPV) e el mejor de los escenarios y el 100% en el escenario base.

Telefónica Brasil cerró 2016 con un total de 97,1 millones de accesos, de los que 73,8 millones coinciden al negocio móvil y 23,4 millones a la telefonía fija. La teleco tenía en esa fecha una cuota en el mercado brasileño de las telecos del 30%, 1,8 puntos porcentuales más que en el año anterior.

En Alemania, la apuesta de Telefónica es parecida. La empresa continúa apoyando su estrategia de retribución al accionista con un alto payout en relación a la generación de caja libre. Telefónica Deutschland ha confirmado su propuesta de abonar un dividendo de 0,25 euros por acción con cargo a 2017, lo que implicará un desembolso próximo a 743 millones de euros. Telefónica posee un 63,2% del capital de la filial teutona.

La operadora ha reiterado su intención de incrementar el dividendo en cada uno de los tres próximos años, además de considerar nuevas propuestas de dividendos con las futuras sinergias.

En términos operativos, Telefónica Deutschland registró unos ingresos en 2016 de 7.503 millones de euros, un 4,9% menos que en el ejercicio anterior, a causa del endurecimiento de la competencia. Así, por ejemplo, los ingresos por servicios móviles bajaron un 1,7%, hasta los 5.440 millones de euros, penalizados por los menores ingresos por voz y SMS y el impacto de cambios regulatorios, como la gradual desaparición de los cargos por roaming y de las tarifas de interconexión.

El resultado bruto antes de depreciaciones y amortizaciones (Oibda) se situó en los 1.828 millones de euros, un 3,9% más que en 2015. En términos netos, Telefónica Deutschland cerró 2016 con unas pérdidas de 176 millones de euros, un 54% menos.

Telefónica Deutschland destacó las fuertes sinergias capturadas por el proceso de integración de E-Plus, materializadas en un incremento del cash flow de 150 millones de euros. La teleco se vio favorecida por la integración de las redes, el avance del programa de bajas que ya ha completado en un 80%, así como en la reorganización de las tiendas, que ya incluye el cierre de dos tercios de las 600 tiendas previstas y del 50% de las oficinas corporativas.

La empresa actualizó sus objetivos de sinergias en ahorros sobre cash flow operativo en 2019 al pasar de 800 a 900 millones de euros.

La compañía cerró 2016 con una base de clientes de 49,34 millones, frente a los 48,36 millones de hace un año. En telefonía móvil, la operadora ganó 1,28 millones de clientes de pospago en 2016 y cerró el año con nuevo récord de 44,3 millones de accesos.

Sección Empresas | Cinco Días

El antiguo dueño de Corona se refuerza en Colonial

En las últimas semanas, el inversor mexicano Carlos Fernández González se ha reforzado en el capital de Colonial. Según ha informado este empresario a la CNMV, ya controla el 12,031% de la inmobiliaria catalana.

Actualmente Qatar Investment Authority ocupa la posición de primer accionista, con dos sillas en el consejo de administración, ya que dispone del 13,1% del capital. Ahora, el siguiente mayor partícipe es Fernández González, expresidente del grupo cervecero Modelo.

Este inversor azteca entró en la inmobiliaria en 2016 mediante de un intercambio de activos, en una operación valorada en 202 millones. Entre ellos, la sede de IBM en Madrid que Fernández González controlaba a través de una sociedad denominada Finaccess.

Este inversor encabeza los intereses de la conocida familia mexicana Fernández González, anteriores dueños del fabricante de cervezas como Corona, Modelo o Pacífico. Esa empresa fue adquirida por AB InBev en 2012 por una suma cercana a los 20.000 millones. Finaccess Capital tiene como objetivo adquirir inmuebles en México, Estados Unidos, Europa y Asia, según la propia página del grupo.

El empresario mexicano supera así al Grupo Villar Mir, que dispone del 7% de la inmobiliaria. El grupo presidido por Juan Miguel Villar Mir –quien ya ha salido del consejo de Colonial– el pasado año dejó de ser el principal accionista en una empresa de la que llegó a posee casi un 25%. Pero en dos operaciones sucesivas en 2016 captó recursos del mercado con estas desinversiones.

El siguiente gran accionista, con un 6%, es la empresa Aguila, de la familia colombiana Santo Domingo.

Sección Empresas | Cinco Días