Premios Pascual Startup, un empujón al sector agroalimentario

El sector agroalimentario es uno de los motores de nuestra sociedad actual. España es el cuarto exportador europeo de productos alimentarios y el octavo del mundo. El sector agroalimentario está formado por más de dos millones de trabajadores y genera el 9% del PIB.

Con estos datos es difícil pensar que no siempre las iniciativas que se desarrollan dicho sector cuentan con el apoyo necesario para poderse lleva a cabo.

Partiendo de esta base, hace un año Calidad Pascual se propuso impulsar el sector agroalimentario con una iniciativa que fue pionera en su campo: los premios Pascual Startup. Con un total de 255 candidaturas presentadas, la primera edición de estos premios fue precursora en impulsar la innovación abierta y colaborativa entre los emprendedores del sector agroalimentario.

Un año después, Calidad Pascual sigue apoyando a este sector con la presentación de la 2º edición de los premios Pascual Startup, que llegan con una gran novedad: la campaña #ApadrinaUnEmprendedor, apuesta colaborativa que contará con la participación ciudadana. En la categoría ‘Medio Ambiente’, las startup finalistas se someterán a votación popular a través de la web de Pascual Startup y será la sociedad quién decida a qué startup “apadrinará” y ayudará Pascual.

La minimización del impacto medioambiental es una de las máximas de Calidad Pascual. Por ello, con esta acción la compañía, no solo pretende involucrar a la sociedad en el ámbito de la innovación colaborativa; si no poner en valor su compromiso con el entorno en el que desarrolla su actividad.

Asimismo, los galardones cuentan con otras dos categorías: ‘Nuevos Productos y servicios relacionados con la Nutrición y la Salud’ y ‘Retail’, cuyos ganadores, como en la primera edición, serán elegidos por un jurado profesional formado por representantes de diversos sectores del entramado económico y social del país: Administración Pública, instituciones académicas, corporaciones y emprendimiento.

Este proyecto impulsado por Calidad Pascual cuenta con la colaboración, como en la primera edición, de IBM y de Telefónica Open Future_, así como con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y Socios Inversores.

El plazo de inscripción finaliza el 25 de abril. En dicho momento, se abrirá el plazo de votación online para que los ciudadanos puedan decidir en la categoría de “Medioambiente”. A su vez, el jurado se reunirá para evaluar los proyectos de las otras dos categorías.

Sección Tecnología | Cinco Días

La ‘startup’ española a la que Red Bull ‘dio alas’

Todo empezó en 2013 cuando Red Bull Austria encargó a Daniel García, Javier Riquelme y Javier Carpintero un trabajo. La conocida empresa de bebida energética buscaba entonces a alguien capaz de diseñar con efecto Parallax, un recurso ya utilizado por Disney para dotar a sus películas de dibujos animados de cierto realismo y que resultaba muy útil para dotar a las páginas web de cierto dinamismo. “Fue nuestro primer proyecto. Apenas habíamos arrancado nuestra empresa, Appforbrands, y esa fue nuestra forma de financiarnos. Literalmente, Red Bull nos dio alas”, dice Riquelme, en clara alusión al famoso eslogan publicitario del que se convertiría en su primer cliente.

Desde entonces, la joven empresa madrileña, especializada en consultoría, interface y experiencia de usuario y desarrollo y mantenimiento de aplicaciones móviles y web para marcas, no ha dejado de ganar proyectos. Más de 100 en poco más de tres años. Y entre sus clientes hay compañías como Adidas, L’Oreal, Pernod Ricard (con marcas como Ballantine’s y Beefeater), Viesgo, FC Barcelona, Acciona, Santander, BBVA, Pikolin, Imaginarium, Telefónica y Ayuda en Acción.

“Tenemos más de 27 clientes recurrentes y un equipo de desarrolladores muy potente de 30 personas. Muchas empresas nos dicen que tenemos más músculo a nivel de desarrollo que muchas consultoras, salvo Accenture y Everis, y agencias de publicidad, nuestros grandes competidores, aunque la propia Everis y algunas de estas agencias subcontratan nuestro trabajo”, señala Daniel García, que define su compañía como una factoría digital.

Desde su sede en el barrio de La Latina, Appforbrand se ofrece a las marcas para ayudarles en sus procesos de transformación digital. “Queremos ser su partner, ayudarlas a estar preparadas ante cualquier desafío digital, y para eso les ofrecemos diferentes servicios y también soluciones integrales llave en mano”, subraya Carpintero, que destaca el perfil multidisciplinar de la plantilla de la startup.

“Tenemos diseñadores, expertos en usabilidad (UX), desarrolladores y arquitectos de sistemas”. Algo que contrasta con muchas de las compañías que ofrecen servicios de desarrollo de apps, por donde los tres socios empezaron su proyecto, “pues el mundo de las aplicaciones móviles es muy de freelance, y las grandes empresas no buscan eso; quieren un socio con cierta infraestructura, que les acompañe desde la idea hasta que esta se desarrolla, se pone en funcionamiento y se monetiza”, continúa García.

Relación sólida

Este ingeniero de telecomunicaciones pone como ejemplo a la eléctrica Viesgo, con la que aseguran tener una relación “casi de partnership. Somos como su equipo de desarrollo, y trabajamos mano a mano con su área de innovación”, subraya Riquelme. Con ellos han lanzado una app para un termostato inteligente creado por la compañía energética en un proyecto del internet de las cosas, que rivaliza en el mercado con el termostato Nest de Google. Además, trabajan con Viesgo en el lanzamiento de una plataforma de comercialización eléctrica de la que aún no pueden dar ningún detalles por confidencialidad.

Un área por la que apuesta Appforbrands es la de las aplicaciones internas, porque afectan a todas las capas de dirección de una compañía: recursos humanos, comercial, financiero… “Para L’Oreal, por ejemplo, hemos creado una aplicación para tener geolocalizados a sus comerciales, y para Pernod Ricard, además de apps ligadas a campañas mediáticas para Ballantine’s y Beefeater, hemos hecho aplicaciones para medir el ratio de funcionamiento de su equipo de ventas o el funcionamiento de la cadena de producción”, detalla García.

Los tres socios, que presumen de haber sido un tanto visionarios apostando por el desarrollo de apps (un negocio impulsado con el lanzamiento del iPhone, que este año cumple su décimo aniversario), ya se están preparando para las siguientes tecnologías disruptivas como Blockchain, internet de las cosas, drones, realidad virtual y aumentada e inteligencia artificial. “Nos estamos posicionando aunque con cautela, pues estamos esperando a que los gigantes tecnológicos como Google y Facebook liberen sus herramientas de desarrollo. Algo similar a lo que hizo Google con Google Maps y Analitics, que nos dio un montón de herramientas sobre las que trabajar y construir soluciones”.

Sección Tecnología | Cinco Días

El éxito de la ‘startup’ de Sara Carbonero atrae a un inversor

A pesar de que su nombre tiene que ver con un estilo de vida lento, reposado, sin prisas, el éxito de Slow Love, una idea de firma multimarca de decoración, moda y belleza online, que nació en el comedor de Telecinco, ha sido fulgurante. En apenas año y medio, la inversión de 40.000 euros aportados por sus tres socias, las presentadoras Sara Carbonero (Madrid, 1984) e Isabel Jiménez (Almería, 1982), y la estilista Mayra del Pilar (Gandia, Valencia, 1980), se ha transformado en una facturación de 1,2 millones de euros. Y la previsión para este año es llegar a más de dos millones de euros. “Estamos en un momento de cambio estratégico porque hasta ahora no hemos necesitado financiación pero vemos que tenemos potencial, y que podemos triplicar nuestra facturación”, explica Jiménez.

Las tres emprendedoras se encuentran además en una encrucijada: un fondo de inversión se ha interesado por Slow Love, y entre las tres están sopesando la posibilidad de incorporar capital externo a la sociedad, con el fin de profesionalizar la startup y seguir creciendo. “Nosotras no éramos conscientes del éxito y potencial que podíamos tener, pero a la vista de la aceptación que hemos conseguido, ya que somos un referente de moda en España, tenemos que seguir”, explica Del Pilar.

Y señala que con Slow Love, ella que trabajó para el grupo Inditex, quisieron hacer “todo lo contrario a Zara, que tiene un gran modelo de negocio, pero buscábamos el contrapunto, lo que nosotras deseamos era buscar cosas hechas con amor, no grandes producciones, sino la calma, el diseño más pensado”.

Creen que uno de los factores que ha contribuido a la aceptación de la marca ha sido la imagen y popularidad de la periodista Sara Carbonero. “Su imagen es muy potente”, dice Isabel Jiménez. Pero ella misma le quita importancia a su protagonismo: “Tengo un estilo natural, que creo que es lo que más valora la gente”. Carbonero afirma que ella se ocupa más de las redes sociales, de la comunicación, “por mi imagen no hemos tenido que invertir en publicidad, nos complementamos muy bien las tres porque tenemos un reparto de papeles”.

Mayra del Pilar, por su pasado como estilista, se ocupa de la selección de las marcas, del diseño; e Isabel Jiménez de los asuntos de logística y económicos. “Nuestra marca va dirigida a un perfil de clase media, con un ticket de compra de cien euros y un cliente recurrente, ya que el 45% del que compra vuelve a hacerlo, y tenemos cada mes 1,5 millones de visitas en nuestra página web”, añade Carbonero.

Otra de las bazas importantes del proyecto multimarca es tener clara la imagen que quieren transmitir: “reposo, tranquilidad frente a todo lo fast, y apoyamos las marcas made in Spain, que es aquello que nos puede diferenciar”, añade Del Pilar. Todos los diseños que se venden en la página de Slow Love se fabrican entre España y Portugal: la cerámica se hace en Almería, los bolsos en Madrid… “Hemos apostado por pequeñas empresas familiares y artesanas”, dice Carbonero.

Noticias más vistas | Cinco Días