Trump promete devolver la grandeza a EE UU en un discurso contra la inmigración

Escasos detalles económicos para los pmercados y sí una agenda de futuro centrada en la inmigración y en un mayor gasto militar. Así se resume el discurso que el presidente de EEUU, Donald Trump, ha defendido en una sesión conjunta en el Congreso. El presidente ha cambiado su tono apocalíptico y ha mostrado una cara algo más conciliadora ante el Congreso, lejos del tono de su discurso de investidura y con guiños al bipartidismo.

En su primer discurso ante una sesión conjunta del Congreso, Trump sorprendió al afirmar que cree posible lograr “una reforma migratoria real y positiva”, siempre y cuando los objetivos sean, como enfatizó, mejorar los empleos y salarios de los estadounidenses, fortalecer la seguridad nacional y restablecer el respeto a las leyes.

“Si nos guiamos por el bienestar de los ciudadanos estadounidenses, entonces creo que republicanos y demócratas podemos trabajar juntos para lograr un resultado (esa reforma) que ha eludido a nuestro país durante décadas”, dijo Trump.

El mandatario dejó claro que su propuesta pasa por establecer un sistema de inmigración “basado en el mérito”, frente al “obsoleto” actual, para proteger a los trabajadores de EEUU.

Pero al mismo tiempo, en otro momento de su intervención, Trump prometió que hará cumplir las leyes migratorias para que aumenten los salarios, ayudar a los desempleados, ahorrar “miles de millones de dólares” y que las comunidades sean más seguras.

Seguridad

En materia de seguridad, Trump pidió al Congreso uno de los mayores aumentos del gasto en defensa de la historia del país, con el objetivo de reconstruir las Fuerzas Armadas.

De acuerdo con la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca, ese aumento de recursos para el Pentágono de cara al nuevo año fiscal será de casi un 10%, equivalente a 54.000 millones de dólares y compensado con recortes en la mayoría del resto de las agencias federales, entre ellas el Departamento de Estado.

“Los desafíos que enfrentamos como nación son grandes. Pero nuestro pueblo es aún mayor. Y nadie es más grande o valiente que aquellos que luchan en uniforme por Estados Unidos”, remarcó el mandatario.


Últimas noticias | Cinco Días

Trump ‘regala’ a la banca 33.000 millones en 5 sesiones

Como un soplo de aire fresco. Así es como han interpretado las entidades estadounidenses la intención de Donald Trump de derogar la regulación financiera puesta en marcha por su antecesor (la ley Dodd-Frank). Desde que el viernes, 3 de febrero, el presidente de EE UU firmara las dos órdenes ejecutivas que dan comienzo al proceso de revocación, los ocho principales bancos de EE UU (JP Morgan, Bank of America, Citigroup, Wells Fargo,Goldman Sachs, Morgan Stanley, US Bancorp y Bank of New York Mellon) ganan en Bolsa más de 33.200 millones de dólares.

El plan que tiene previsto poner en marcha la actual Administración choca de bruces con la estricta supervisión europea. La intención del republicano pasa por eliminar los nuevos estándares de capital para los bancos y acabar con los test de estrés anuales al que se enfrentaban las entidades sistémicas (aquellas consideradas demasiado grandes para caer). Por si esto no fuera suficiente, Trump parece dispuesto a suprimir el control impuesto en el mercado de derivados y borrar de golpe la protección del consumidor ante préstamos abusivos. En definitiva, todo esto se traduce en poner fin a las elevadas provisiones que han tenido que acometer las entidades en los últimos años y que han supuesto un obstáculo para el beneficio del sector bancario en su conjunto. A esto hay que sumar la dimisión el viernes de Daniel Tarullo, miembro de la Reserva Federal, que da vía libre a Trump para acabar con la regulación vigente. Hasta la fecha, Tarrullo había jugado un papel destacado en la supervisión del sistema financiero estadounidense tras la crisis. Esta ha sido la reacción de cada unas de las entidades desde el cierre del 2 de febrero.

JP Morgan

La entidad más beneficiada por la iniciativa del presidente de EE UU ha sido JP Morgan que hasta el pasado 9 de febrero ganaba enBolsa más de 9.300 millones de dólares (8.700 millones de euros), elevando su capitalización a los 312.024 millones. Durante este periodo, sus acciones pasaron de los 84,59 dólares a los 87,2.Es decir, la entidad se revalorizó un 3%. El mayor banco estadounidense cerró el pasado ejercicio con un beneficio récord de 24.442 millones de dólares.

Morgan Stanley

A cierta distancia se sitúa Morgan Stanley, cuyas ganancias desde la firma de las órdenes ejecutivas alcanzan los 5.200 millones de dólares.En revalorización bursátil esto se traduce en alzas del 6,4%, hasta los 44,85 euros por acción al cierre del pasado día 9. La entidad concluyó 2016 con un beneficio un 2% inferior al registrado un año antes (5.979 millones de dólares).Esta caída obedece a los gastos que tuvo que acometer para hacer frente a las causas legales pendientes.

Wells Fargo

Algo más de 4.921 millones de dólares es lo que ha ganado Wells Fargo a lo largo de los últimos cinco días.La medida diseñada por el 45 presidente de Estados Unidos ha permitido a sus títulos anotarse un 1,75%, hasta los 56,73 dólares. La entidad cerró el pasado ejercicio con unos beneficios inferiores a lo esperado (21,940 millones), afectado por el escándalo de las cuentas ficticias creadas a sus clientes.

Goldman Sachs

Muy próximo está el dinero ganado en Bolsa por Goldman Sachs en una semana: 4.650 millones de dólares, cifra que ha permitido a su capitalización superar los 100.000 millones. Sus acciones, que a cierre del jueves se situaban en los 241 dólares, se han anotado un 4,8%.

Bank of America

Sin llegar a abandonar los 4.000 millones de dólares está el tercer banco más capitalizado de EE UU, cuyo valor en Bolsa asciende a 229.600 millones.Desde el 2 al 9 de febrero la entidad se anota un 1,76%.

Citigroup

Con 3.647 millones de dólares, la entidad es la sexta que más gana desde que Trump tomara cartas en el asunto para reducir la regulación.En la última semana, sus títulos suben un 2,3%.

Otros

Las dos entidades restantes, US Bancorp y Bank of New York Mellon, también se han visto beneficiadas por el principio de la derogación.Sin embargo, sus ganancias en el mercado son menos abultadas. El primer banco gana 696 millones y el segundo, 722 millones.

Últimas noticias | Cinco Días

Trump ataca a Nordstrom tras rechazar la ropa de su hija

Donald Trump ha criticado a la cadena de tiendas de lujo estadounidense Norstrom por vetar la colección de ropa de su hija Ivanka. La compañía estadounidense anunció la pasada semana que no comercializaría en sus stands la colección de ropa y complementos de Ivanka Trump por el descenso de sus ventas.

Tras casi una semana, el presidente de EE UU ha asegurado -en su cuenta de Twitter- que su hija ha sido tratada de forma “injusta” por la empresa y destaca que ella está “siempre impulsándome a hacer lo correcto. Terrible”, ha comentado.

La compañía justicicó la semana pasada: “Siempre hemos dicho que hacemos decisiones de compra basadas en los resultados…” y que por eso había decidido no adquirir la nueva colección de la hija de Trump. Lo cierto es que Norstrom forma parte del grupo de cadenas de distribución que están siendo presionados por grupos sociales para dejar de adquirir productos que lleven el apellido del dirigente del país.

El mensaje de Twitter de Trump tuvo un impacto momentáneo en la cotización del gigante de la distribución, que tocó su mínimo intradía poco después, en los 42,32 dólares por título. Sin embargo, la compañía finalizó la sesión con un alza del 4,12%, hasta los 44,53 dólares.  Trump se ha permitido además volver a enviar su tuit desde la cuenta oficial reservada al presidente de los Estados Unidos @potus.

El inaúdito comentario de Trump sobre el devenir de los negocios de su hija ha causado un efecto directo. El senador Bob Cassey ha hecho pública, también a través de su cuenta en la red social, su decisión de elevar los comentarios de Trump a la Oficina de Ética del Gobierno, un organismo que dirime los conflictos de interés de los políticos en Estados Unidos.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguró que las críticas públicas del presidente a una firma se enmarcan en el “derecho de un padre a defender a su hija”.

Spicer dijo que la decisión de la cadena de ropa Nordstorm de retirar las prendas de Ivanka Trump demuestra que “hay un ataque contra su marca”.

Noticias más vistas | Cinco Días