CVC ultima la compra de un 25% de CLH por mil millones

La firma británica de inversión CVC ultima la compra de una participación del 25% en CLH por cerca de 1.000 millones de euros que le convertirá en el principal accionistas del mayor grupo de logística de hidrocarburos de España, indicaron a Europa Press en fuentes del mercado.

 La firma Ardian, que a través de tres sociedades cuenta con un 25% de la compañía, venderá buena parte de su participación a CVC, con lo que dejará de ejercer la posición de primer accionista, si bien mantendrá su presencia en CLH.

Aparte del paquete de acciones que le venda Ardian, CVC completará su desembarco en CLH con la compra de otra participación a uno de los actuales socios minoritarios, lo que le permitirá alcanzar el 25% y superar a la firma Borealis, que dispone de un 24,77%.

La inversión de CVC supone una muestra de confianza en la gestión al frente de CLH de José Luis López de Silanes, quien ha dotado a la compañía, desde que en 2005 llegó a la presidencia, de mayor fortaleza y capacidad de crecimiento sin aplicar subidas en sus tarifas en los últimos años.

La firma británica apuesta además por la compañía apenas unos días después de la presentación del plan estratégico para el periodo comprendido entre 2017 y 2021, en el que se recogen inversiones por 829 millones de euros.

El plan inversión, según dijo el propio Silanes en la reciente presentación del plan, es “ambicioso” y parte del objetivo de obtener rentabilidades sin incrementos de la ratio entre deuda y beneficio bruto de explotación (Ebitda).

Como parte de su plan estratégico, CLH se compromete a situar el ‘pay put’ en el 100% y mantiene su apuesta por la expansión internacional. Espera además elevar un 20% el Ebitda y un 18% el beneficio neto al finalizar el periodo.

Expansión, que adelanta la operación de CVC en su edición digital, señala que su concreción permitirá al grupo británico irrumpir en el mercado energético español, que hasta ahora se le había resistido.

Aparte de CVC, Ardian y Borealis, en el accionariado de la compañía logística de hidrocarburos participan otros accionistas como Oman Oil (10%), Global Matafión (10%), Abanca (5%) o Global Ramayana (5%).

 

Sección Empresas | Cinco Días

Merlin ultima la venta de sus hoteles por 500 millones

El gigante inmobiliario Merlin –compañía cotizada en el Ibex 35– ha decidido desprenderse de sus hoteles, por una cifra que supera los 500 millones de euros, explican fuentes del mercado. Será la mayor operación de una socimi en 2016, si se excluye la integración de Merlin y Metrovacesa.

Como comprador ha encontrado a la socimi francesa Foncière des Régions, a través de su filial Foncière des Murs, especializada en este tipo de establecimientos. Se trata de una cartera de edificios que alojan a 19 hoteles operados por distintas cadenas. Se quedan fuera de la transacción los que comparte inmueble con oficinas: Eurostars Torre Castellana, en la Torre PwC, y Novotel de Barcelona, junto a sede de Capgemini.

Los hoteles proceden de sendas operaciones corporativas con Testa y Metrovacesa. Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin, había explicado anteriormente a analistas que estos edificios dedicados a la actividad hotelera no son estratégicos, debido a que la compañía está especializada en la gestión de oficinas, centros comerciales y naves industriales dedicadas al alquiler.

En 2015, Merlin adquirió a Sacyr su filial patrimonialista Testa por más de 1.790 millones. En esta transacción, sumó 12 hoteles, valorados en ese momento en más de 380 millones. En el caso de la integración de los activos terciarios de Metrovacesa, cerrada este año, pasaron a Merlin otros 12, con un valor de 258 millones. En total, la socimi dispone de 4.495 habitaciones, en establecimientos operados por Barceló, MeliáAC Hotels, Tryp, Holiday Inn, NH Hoteles y Exe. Quedan fuera de la transacción el Carris Marineda en A Coruña y el 30% del Barceló Costa Ballena en Cádiz. Además, Merlin ya vendió un hotel en Perpignán (Francia).

Los hoteles pesan alrededor del 7% de la cartera de activos de Merlin, valorada en 9.300 millones y con unas rentas esperadas de 450 millones tras la integración de Metrovacesa aprobada en septiembre.

Esos inmuebles albergan hoteles como el NH Collection Colón, el Paseo del Arte, Exe Puerta Castilla, Eurostars Gran Madrid, o Barceló Castellana Norte, todos en Madrid. En Barcelona, incluye el AC Forum y Tryp Aeropuerto, entre otros. En otras localizaciones, se encuentran el Holiday Inn y Tryp Oceanic, ambos en Valencia, Playa Capricho (Almería), Costa Park y Tryp Alameda (Málaga), Tryp Jerez, y Barceló Corralejo (Las Palmas).

Foncière des Murs es una SIIC (Société d’investissement immobilier cotée), figura similar a una socimi española, con 546 activos con un valor de 3.685 millones. Para esta operación, que se espera cerrar antes de final de año, cuenta con el asesoramiento de CBRE, Uría Menéndez y JP Morgan. La matriz Foncière des Régions, por su parte, es una de las mayores socimis de Europa, con un portfolio de 18.000 millones.

La compañía española estaba abierta a traspasar sus hoteles a través de una socimi conjunta con algún inversor, como hizo con sus viviendas de alquiler a Testa Residencial, una sociedad conjunta con Metrovacesa, pero al explorar el mercado encontró a este potencial comprador francés, señalan las fuentes conocedoras del proceso.

Sección Empresas | Cinco Días

Fomento ultima un mapa para la navegación de drones

Los drones se han convertido en poco tiempo en el juguete preferido de mucha gente y en la base del negocio de otra mucha, pero también empieza a ser una pesadilla para controladores y pilotos. En España, se ha disparado el número de compañías que operan este tipo de aeronaves no tripuladas, cada vez más utilizadas en actividades económicas (sector audiovisual y de ocio, infraestructuras, agricultura, logística…) En concreto, son ya 1.844 los operadores habilitados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), es decir, se han multiplicado por 30 desde febrero de 2015.

Esta proliferación de drones ha llevado a Fomento a desarrollar una app con un mapa interactivo que recogerá las zonas del espacio aéreo nacional, así como aeródromos, donde está prohibido volar este tipo de aeronaves. “Estará listo para 2017 y el objetivo es que los usuarios de drones puedan consultar en este mapa si el lugar donde quieren hacer volar su dron está o no permitido, en función de si es espacio aéreo restringido”, explica a CincoDías Javier Fenol, responsable de Información Aeronáutica de Enaire.

La legislación española actual prohíbe el uso de estos aparatos en las inmediaciones de los aeropuertos, en un radio que varía entre los 8 y los 15 kilómetros en función básicamente del tamaño del mismo. Tampoco les permite volar sobre zonas urbanas y aglomeraciones de personas (playas, una manifestación, un concierto al aire libre, etc). Pero, como indica Fenol, muchas veces no es fácil para quien opera un dron saber si puede hacerlo o no en una determinada zona. “Actualmente ya tenemos en la web de Enaire un formulario de texto donde se puede obtener esa información, pero queremos hacerlo extremadamente fácil para el ciudadano”.

La iniciativa de Fomento, que utilizará tecnología de ESRI, uno de los principales proveedores mundiales de mapas interactivos, es bien acogida por la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), pues como indica Susana Romero, secretaria de comunicación de esta organización y controladora en el Centro de Control de Santiago, los drones están empezando a afectar a la seguridad aérea. Y no lo dice de oídas. “Hace unos meses, un avión que estaba a punto de aterrizar en el aeropuerto de Santiago nos notificó que se le había cruzado un dron. Finalmente no pasó nada, pero el riesgo de accidente estuvo ahí”.

No es el único caso. Ni tampoco el problema es exclusivo de España. Un Airbus 320 de Lufthansa tuvo que esquivar tres drones durante la fase de aproximación al aeropuerto de Bilbao el pasado mayo. Los aparatos volaban a unos 900 metros dentro del espacio aéreo protegido. También en febrero otro dron estuvo a punto de provocar un accidente en un vuelo Barcelona-París, durante la maniobra de aterrizaje en el aeropuerto Charles de Gaulle, y otro avión de pasajeros estuvo a punto de impactar contra un dron en julio cuando se aproximaba al aeropuerto de Heathrow.

“Afortunadamente no ocurre todos los días, pero sí hay cada vez más incidentes de este tipo, y pensamos que es por desconocimiento de la normativa, no porque la gente quiera provocar intencionadamente un accidente. Por ello, cualquier iniciativa [como la de Enaire] que ayude a aclarar dónde puede o no volar un dron es buena, pues es clave que se conozca el riesgo que existe y se tome conciencia”, dice Romero, que advierte que un problema que hay es que los drones no llevan tecnología TCAS (sistema anticolisión de los aviones respecto a otras aeronaves), y eso impide que los controladores los veamos y que los aviones puedan detectarlos con sus radares. “Solo lo ven cuando se les echa encima, y puede ser tarde”. En su opinión, los drones “deben integrarse y acabarán haciéndolo en la información aeronáutica que se facilita a los aviones sobre todo aquello que pueden encontrarse en su ruta (una zona restringida puntualmente por una maniobra militar, por ejemplo) y que deben conocer”.

Sección Empresas | Cinco Días