La policía desmantela una red de venta de tabaco tóxico

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y las policías de Bulgaria y Rumanía han desmantelado una de las mayores redes de contrabando de tabaco en Europa, nocivo en muchos casos para la salud, y se ha incautado de 1.560.000 cajetillas valoradas en 6 millones de euros.

Se trata de la operación “Mangalica”, que se ha saldado con 42 detenidos (30 en España, 11 en Rumanía y 1 en Bulgaria) y 58 registros (18 en España, 38 en Rumanía y 2 en Bulgaria), según han explicado hoy en rueda de prensa los responsables de la investigación.

Una operación que comenzó en mayo del pasado año al constatar la existencia de una organización criminal internacional que distribuía desde fábricas legales de tabaco, ubicadas en Ucrania, Bulgaria y Grecia, y a través de Rumanía, grandes cantidades de marcas blancas este producto -hasta 32 diferentes se han detectado- a España, especialmente a Andalucía.

Sin pagar los correspondientes impuestos que el tabaco soporta en nuestro país, con una fiscalidad más alta que en los territorios donde se fabricaba, la red ahora desmantelada contaba con una estructura en Andalucía para la distribución de las cajetillas en domicilios particulares, bazares, locutorios y otras tiendas, muchas de ellas regentadas por árabes y chinos.

Es en estos lugares donde el consumidor adquiría las cajetillas por entre 2,5 y 3 euros cada una. Los investigadores calculan que la ganancia del intermediario por cada cajetilla era de medio euro y la del distribuidor de entre 1 y 1,5 euros.

Para dar idea de esos beneficios, el comandante del Grupo de Delincuencia Económica de la UCO ha explicado que una determinada cantidad de contenedores se podía adquirir en origen por entre 130.000 y 200.000 euros y ya en el mercado el valor se elevaba a los 1,5 millones.

Los investigadores han puesto de manifiesto no solo la competencia desleal con los productores y distribuidores legales, sino también el perjuicio para la salud del consumo de un tabaco falsificado muchas veces. Tanto es así, que los miembros de la organización no lo consumía

Sección Empresas | Cinco Días

Fracasa la venta del Edificio España a Trinitario Casanova

El Grupo Baraka, propiedad de Trinitario Casanova, ha comunicado este viernes que no se ha producido la compra del Edificio España al grupo chino Dalian Wanda. “Estando prevista para el día de hoy la elevación a público de la compra de la sociedad propietaria del Edificio España, habiéndonos presentado en la notaría tal y como teníamos pactado, cumpliendo por parte de nuestra empresa los acuerdos firmados, ha sido imposible el otorgamiento de la escritura pública de compraventa por parte de la vendedora, el Grupo Wanda, por no haber formulado, aprobado y presentado las cuentas del ejercicio fiscal correspondiente a 2016″, señala en un comunicado la empresa.

Según la versión de Casanova, la sociedad asiática estaba obligada a formular en tres meses las cuentas anuales del ejercicio fiscal y un hecho que parece no haberse producido según el empresario murciano. “Por consiguiente, siendo una responsabilidad del administrador saliente, queda pospuesto el otorgamiento de dicha escritura, hasta el momento en el que Grupo Wanda proceda con dichos requisitos previos a la firma”, asegura el grupo Baraka.

El empresario murciano asevera que mantiene su compromiso de compra del inmueble. De momento, Wanda no ha realizado comentarios. Fuentes conocedoras de la operación explican que en cualquier transacción, la empresa está obligada a presentar este tipo de cuentas. Las partes esperan hoy decidir un nuevo plazo para cerrar la operación, que según fuentes conocedoras previsiblemente se pondrá el 1 de junio como límite.

Sin embargo, otras fuentes vinculadas a la operación aseguran que el inversor chino ha presentado la documentación. “Wanda ha cumplido todas sus obligaciones“. Y remiten a un futuro comunicado del grupo asiático, que cotiza en la Bolsa de Hong Kong.

Este viernes era la fecha prevista para acabar con el culebrón que ha rodeado al histórico Edificio España de Madrid en los últimos años. Pero parece que la novela continúa. El empresario Trinitario Casanova preveía cerrar este viernes junto a su socio hotelero Riu la compra del inmueble a Dalian Wanda por 272 millones de euros.

Se debía escriturar el inmueble tras el desembolso del último pago pendiente, de algo más de 250 millones. Desde esta empresa se ha asegurado en varias ocasiones que tenían recursos suficientes para hacer la compra del edificio, aunque se desconoce si finalmente contará con algún socio adicional o financiación bancaria para el proyecto de adquisición y reforma. Wanda accedió ya a retrasar un pago anterior previsto para diciembre y que posteriormente se realizó en enero.

Baraka encontró en Riu un socio para abordar el proyecto con el que ha firmado la creación de una sociedad conjunta. En esta joint venture, la hotelera mallorquina participa con un 25% de la inversión de la adquisición y rehabilitación. El futuro hotel ocupará 24 de las 27 plantas del edificio y tendrá 650 habitaciones. Tendrá una categoría de cuatro estrellas y operará bajo la marca Riu Plaza, la enseña urbana de la compañía que tiene su principal buque insignia en Nueva York.

El establecimiento tendrá además un espacio de más de 1.800 metros cuadrados destinado a eventos, y dispondrá de una sala diáfana de 1.500 metros cuadrados y seis metros de altura. También contará además dos restaurantes y una piscina en la azotea, que servirá también como espacio adicional para eventos.

El grupo del magnate chino Wang Jianlin, accionista del Atlético de Madrid, encontró en Casanova a un inversor al que traspasar el proyecto de rehabilitación del emblemático edificio de los años cincuenta. Wanda se había encontrado anteriormente con el rechazo del Ayuntamiento de Madrid para demoler y levantar de nuevo el inmueble, que lleva casi una década cerrado.

Sección Empresas | Cinco Días

La CNMV aprieta a la banca por la venta de fondos

La CNMV ha reiterado por carta a la Asociación Española de Banca (AEB) que las entidades, cuando ofrezcan fondos de inversión bajo un contrato de asesoramiento, tendrán que ofrecer siempre y sin excusas el más barato. Cuando los consejos se paguen, los minoristas deberían tener acceso también a los fondos que no dejan ningún incentivo a la entidad financiera.

La Asociación Española de Banca (AEB) envió el 7 de febrero un listado de preguntas al director general de entidades de la CNMV. La patronal tenía dudas de interpretación sobre la comunicación que envió el supervisor el pasado 24 de octubre.

Pues bien, el supervisor que preside Sebastián Albella ha respondido a la asociación que preside José María Roldán. En una carta del 7 de marzo, el vigilante de la conducta de las entidades financieras en cuanto a comercialización de productos de inversión responde a los interrogantes de las entidades financieras españolas. El objetivo de la CNMV en la respuesta está claro: “Los distribuidores deben realizar su mejor esfuerzo para poner a disposición de sus clientes las clases más beneficiosas posibles”, señala el documento, que puede consultarse en la web de CincoDías.

Los problemas que plantea la banca quedan desmontados por la CNMV. Que la entidad utilice una plataforma, como por ejemplo Allfunds, para dar acceso a determinados fondos de inversión y que en ella no estén disponibles las clases más baratas, no es una excusa válida para no poner a disposición del cliente las carteras con las comisiones más bajas: “Debe acudir a otros canales que sí le faciliten el acceso a ellas”.

Uno de los puntos clave del documento es el que se refiere a las determinadas “clases sin retrocesiones”. Es decir, fondos con las comisiones tan ajustadas que no permiten que el distribuidor se lleve ningún porcentaje de ellas.

El documento aclara que esos fondos ultrabaratos “requieren unos mínimos de inversión elevados y solo resultan accesibles para clientes finales a los que la entidad que les preste los servicios de inversión ya les esté aplicando comisiones directas” por asesoramiento.

El supervisor ha comprobado que “determinadas gestoras extranjeras ya venían distribuyendo el acceso a ese tipo de clases a los distribuidores españoles; es decir, que de facto ya se vienen distribuyendo en España”, señala el documento. La CNMV matiza que esas clases generalmente solo resultan accesibles a clientes a los que se les presta el servicio de gestión de carteras y, en determinados casos, el de asesoramiento, por lo que su incidencia en el ámbito de la comercialización resulta muy escasa. “Teniendo esto en cuenta, no se pretende imponer un determinado modelo de distribución, sino que la CNMV […] ha querido difundir sus criterios supervisores […]”, añade el documento.

El modelo de asesoramiento en España está dominado de forma abrumadora por los incentivos: el distribuidor se queda con una parte de la comisión que aplica la gestora. Pero en los casos en los que el cliente paga de manera explícita y siempre que lo permiten los folletos de los fondos, los minoristas deben poder tener acceso a esas clases, que resultan más beneficiosas que otras disponibles, según fuentes cercanas a la CNMV. El texto, con todo, ha provocado incertidumbre en el sector. “Todavía estamos analizando y valorando la respuesta del director general de la CNMV”, señalan fuentes cercanas a la Asociación Española de Banca.

En términos de la segunda edición de la directiva europea para que los mercados funcionen mejor –Mifid 2, que entrará en vigor en enero de 2018–, esto puede implicar que el único tipo de asesoramiento válido es el independiente, en la línea con otros supervisores, como la Financial Conduct Authority (FCA) británica, señala Enrique Fernández Albarracín, socio responsable de regulación financiera de EY Abogados. Fuentes conocedoras de las intenciones del supervisor indican que esa exigencia de vender las clases sin retrocesiones se refiere esencialmente a cuando existe un contrato de asesoramiento sujeto a comisión explícita del servicio que el banco cobra al cliente.

“La directiva Mifid 2 entra en vigor en enero del 2018 y los países tienen margen para adecuar ciertas prácticas. Ahora, este documento pone de manifiesto que las entidades podrán cobrar incentivos bajo determinadas condiciones en la comercialización, y que el supervisor será mucho más estricto en cuanto al servicio de asesoramiento sea dependiente o independiente”, añade Fernández Albarracín.

Las clases sin retrocesiones están disponibles en varios países en los que se ha prohibido por completo el pago de incentivos cuando se da asesoramiento, como Reino Unido. Yserá más habitual cuando entre en vigor la directiva Mifid 2, que divide el asesoramiento en dependiente e independiente, en el que los incentivos están prohibidos. La CNMV también utiliza la misiva para aconsejar a las entidades que “refuercen sus procedimientos de formación y de transmisión de información e instrucciones a su red comercial, incluyendo los controles oportunos, para minimizar el riesgo de que el servicio de asesoramiento […] se preste de manera inadvertida y no reconocida”. Así lo reflejaron los resultados del mistery shopping del pasado 22 de febrero.

Noticias más vistas | Cinco Días